Saltar al contenido

Encuentro de las aguas: ¡respuestas científicas!

Hay fenómenos de la naturaleza que son verdaderos espectáculos para el ojo humano, como los amaneceres, los atardeceres, el cielo nocturno en una noche despejada y sin contaminación de luz artificial, o el «encuentro de las aguas» como se ha dado en llamar al fenómeno que sucede cuando dos grandes ríos coinciden en su trayectoria sin mezclarse aparentemente durante un largo trecho.

El «Encuentro de las aguas» como lugar turístico.

Las empresas de turismo de Manaos han sacado provecho del encuentro de las aguas del Río Negro con el río Amazonas convirtiéndolo en uno de los lugares turísticos del Amazonas brasileño más icónicos de la región.

Para disfrutar de este espectáculo natural puedes alojarte en cualquiera de los 10 mejores hoteles del Amazonas-Brasil

La explotación de un turismo consciente puede ser la clave para acabar con otras industrias terriblemente nocivas para la salud de la selva que implican incendios y deforestación como lo son la de extracción maderera y la expansión de los monocultivos lícitos o ilícitos como el de la palma aceitera o el de la coca.

Pero antes de entrar de lleno en el tema debemos responder algunas preguntas sencillas que han llevado a los científicos a formular explicaciones no tan simples, y en algunos casos a aventuras insospechadas.

¿Por qué el agua de muchos ríos, mares y océanos es azul?

El agua es una sustancia incolora. Su color solo se aprecia cuando se presenta en grandes volúmenes, como en el mar, en un río o en un lago. La luz blanca que procede del sol contiene todos los colores del arco iris. 

Cuando esa luz atraviesa las cosas, éstas sólo absorben unos de esos colores. 

Los que no absorbe, los transmite, refleja o dispersa. 

El agua absorbe selectivamente algunos colores de la luz. Los que  absorbe son aquellos que presentan la frecuencia del espectro visible más bajos, como el rojo y el naranja, y transmite las tonalidades azules y verdes. 

Un haz de luz que atraviesa el agua sólo será percibido como una tonalidad azul, y no veremos los tonos rojo y naranja. Se sabe que a mayor volumen de agua, habrá una mayor cantidad de absorción de la luz que atraviese el agua, y se verá más el azul. 

La gente cree que el color del agua en un gran volumen es el reflejo del color del cielo. Eso es cierto en parte. 

La superficie del agua solo refleja una pequeña parte de la luz del cielo, superponiéndose al azul propio del agua. Pero solo contribuye con un 2 % del color del agua.  

¿Por qué el agua de algunos ríos es marrón?

No siempre vemos azul al agua de los ríos. Ella refleja otros colores. Si las aguas de un río son turbias, el río se ve marrón, como consecuencia de transportar una gran cantidad de elementos en suspensión, como sedimentos de limos y arcillas, o una elevada concentración de minerales, o de materiales pesados. 

El color de los ríos puede ser consecuencia también  de una elevadísima concentración de microorganismos, como algas o bacterias, que solo se ven en grandes concentraciones, creando tonalidades diversas. 

Dos ríos unidos que parecen no mezclarse.

Un bello espectáculo se produce cuando se encuentran dos ríos, con aguas de colores diferentes, como negro y marrón. 

Ese fenómeno sucede en muchas partes en el mundo.

Por ejemplo en Europa, donde hay muchas fotografías que lo ilustran en zonas de Alemania.  

El sorprendente caso de los ríos amazónicos. 

En la cuenca del río Orinoco se produce en el área de confluencia del río Caroní con el río Orinoco. 

En la cuenca del Río Amazonas se observa cuando el Río Negro cae en el Río Amazonas, lleno de lodo, y de color marrón. Las aguas de esos dos ríos no se unifican, y corren en paralelo,  cada uno con su color, durante un largo trecho que alcanza los 6 km. 

¿Por qué los ríos no mezclan su color? 

Uno siempre se hace la pregunta de por qué esos ríos no mezclan su color. 

Descripción de las aguas del río Negro

Las aguas del Río Negro son de tonos oscuros, debido a la zona donde nace: pantanosa, selvática, pobre en nutrientes y en minerales. 

Se le conoce como el río Negro más largo del mundo, y es catalogado como un río de muy pobre diversidad biológica, con una escasa población de peces. 

Se dice, además, que su color se debe a su elevadísima concentración de ácidos húmicos. 

Los ácidos húmicos son los principales constituyentes del humus, materia originada por la descomposición orgánica del suelo y muy relacionada con su fertilidad.  

El río Negro, es un río de pH ácido, de aguas de muy poca conductividad, con concentraciones iónicas relativamente altas y de menor riqueza en especies animales. 

Descripción de las aguas del río Amazonas

Las aguas del río Amazonas son de color marrón, por su naturaleza lodosa, que recoge en su recorrido por diversas tierras y las va llevando como materia en suspensión. Cada río tiene sus características, que a veces se oponen, lo que dificulta su fusión.

La clave: la temperatura.

Al parecer la razón fundamental de la dificultad de la mezcla se debe a la temperatura de las aguas del río. 

El río Negro fluye lentamente, a una velocidad de 2 km por hora, y sus aguas tienen una temperatura promedio de 28 ° C. El río Amazonas, por su parte, es caudaloso. Sus aguas corren en promedio a 6 km por hora y tiene una temperatura de  22 °C.  

Esa diferencia de la temperatura define la diferencia en la densidad entre las dos aguas. 

Dos masas  con diferentes densidades y propiedades minerales no se mezclan de una manera inmediata. Por eso, ambos ríos caminan juntos durante un largo trecho, hasta que por fin, después de cerca de 6 km, se mezclan.

¿Por qué el río Negro es negro?

Hay un punto, sin embargo, no resuelto: ¿por qué el río Negro es negro? Uno lee que es por su alto contenido de ácidos húmicos, que origina su pobreza en nutrientes y en peces. 

Pero, el humus, ¿no es rico en materia orgánica descompuesto, y un factor favorable a la fertilidad? Muchas especies de peces se alimentan de fitoplancton y de frutas de árboles que crecen a la orilla de los ríos. 

Una aventura científica para aclarar oscuros conocimientos. 

Carlos A. Lasso, un investigador venezolano se hizo la misma pregunta. Y viajó al río Negro, en la Amazonía boliviana, para investigar, en el año 2000, en los tramos altos del río, en varios puntos de observación, cuáles eran las características de las aguas y su composición química, haciendo algunas consideraciones ecológicas y biogeográficas (1). 

Y se encontró con dos sorpresas. 

La primera fue que la tonalidad oscura de sus aguas se debe, no a su elevada concentración de ácidos húmicos, que le son escasos. El Ph del río Negro no es ácido, sino más bien de neutro a ligeramente básico. 

Su color oscuro se debe, según él, a que las aguas transcurren,  en la parte alta del río, sobre afloramientos graníticos o lajas de color oscuro. 

En estricto sentido, el río Negro es más bien un río de aguas claras.   

La segunda sorpresa es que el río Negro no es tan pobre en especies piscícolas como se dice, pues él las estimó en  108 especies. 

Esa constatación la conseguimos en otras investigaciones. 

Un estudio de la  Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), de Brasil, encontró que los pobladores del margen derecho del río Negro, en las cercanías de Manaos,  dependen en un 75 % de sus disponibilidades de proteína de la pesca realizada en ese río (2)       

Notas.

1 . Lasso, C. A. 2001. Los peces del alto Río Negro, Amazonía boliviana: composición y consideraciones ecológicas y biogeográficas. Interciencia, Vol. 26, No. 6, junio. P. 237.

2 . Pesquisa. FAPESP. 2002.  Edición 77, julio. revista pesquisa.fapesp.br/es/2002/7/01/ los- peces-y-los-tabues-del-rio-negro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *