Saltar al contenido

Árboles del Amazonas

Medicinales, curativos, maderables, afrodisíacos y comestibles.

En el extenso bosque del Amazonas crece una gran variedad de árboles medicinales, comestibles, afrodisíacos y más del 50% de ellos maderables.

Entre estos colosos de madera destaca La Ceiba o Kapok (Ceiba pentranda), un verdadero titán que puede llegar a medir hasta 70 metros de altura.

El árbol del caucho y su explotación de la mano del genocidio indígena merecen una mención aparte para profundizar en un tema tan complejo y sensible que afectó gravemente a los pobladores originarios de estas tierras.

Árboles Medicinales

El fruto del árbol de Algarrobo (Hymenea courbaril) es muy utilizado por los indígenas de la Amazonía para combatir las afecciones bronquiales, además que su corteza es usada para construir canoas.

Por su parte el Chitato, Majagüito (Muntingia calabura) es un árbol pequeño que posee una corteza lisa, que tiene un fruto comestible dulce y jugoso, con alto contenido en minerales como el calcio, hierro, fósforo y vitamina C. Además sus hojas son utilizadas para tratar enfermedades de las vías respiratorias, sarampión y viruela.

Asimismo otro árbol con propiedades curativas es el Clavo de olor (Syzygium aromaticum, Eugenia caryophillus). Contiene eugenol, con propiedades anestésicas para calmar los dolores dentales, también es antiinflamatorio, antibiótico y para ayuda a bajar el nivel de azúcar en la sangre.

El Chuchuhuasa (Maytenus macrocarpa, M. laevis) es un árbol de gran tamaño que puede llegar a alcanzar hasta los 30 metros de altura, crece por lo general en la cuenca amazónica de Colombia, Ecuador y Perú, usan su corteza macerada en aguardiente.

Aparte de los muchos usos medicinales que tiene como reconstituyente, para curar la artrosis y el reumatismo. Además, se dice que actúa de forma eficaz contra los tumores y lo recomiendan para tratar el cáncer estomacal.

Árboles Maderables

Dentro de los árboles maderables podemos mencionar al Charapilla (Dipteryx odorata), conocido en Colombia y Venezuela como Sarrapia, Tonga o Yape, el cual abunda en la región amazónica venezolana, este árbol puede llegar a medir hasta 40 metros de altura, es de madera muy dura, ampliamente utilizado en la fabricación de muebles, camas, pisos, perfumes, entre otros.

El Cumala (Virola sp.).  Conforman varias especies las cuales presentan un alto porte, tronco recto y frutos aceitosos de los que se extrae un aceite para el alumbrado. Su mayor uso es como especie maderable, empleada por los pobladores locales como madera de aserrío para construir sus viviendas, y en la industria maderera regional.

Otra de las especies consideradas maderables es Olla de mono (Lecythis pisonis) el cual  se puede ver en la cuenca amazónica, Brasil, Colombia y Perú, en terrenos de altura, con buen drenaje. Es un árbol que alcanza una altura de 40 metros. Las semillas del Olla de mono son comestibles, Además de que su madera es muy duradera y ampliamente utilizada en construcciones rurales y carpintería.

También dentro de este grupo están el Cedrela odarata comúnmente conocido como Cedro, así como el Caoba, Palo de rosa, Roble, cabe destacar que varios de ellos se encuentran amenazadas por el uso indiscriminado del hombre. 

Árboles Afrodisíacos

Cumaceba (Swartzia polyphylla) es de madera dura usado para fabricar lanzas, flechas, asimismo su corteza es macerada en aguardiente para preparar una bebida considerada afrodisíaca y antirreumática. Muchos combinan la Cumaceba con las cortezas de otros árboles como Chuchuhuasa para potenciar sus propiedades afrodisíacas.

Otro de los árboles que se pueden encontrar en el Amazonas que cuenta con propiedades vigorizantes y afrodisíacas es el Huacapú (Minquartia guianensis) sus raíces son utilizadas para preparar un licor conocido como el 21 raíces.

Igualmente está el Isula Huayo  (Siparuna guianensis). Arbusto cuyos frutos se consumen maduros y son considerados por los habitantes de la región como un efectivo digestivo, además de atribuirle propiedades afrodisíacas.

Árboles frutales y comestibles

En el Amazonas muchos de los frutos que dan sus árboles son consumidos por sus pobladores, algunos de ellos en su estado original y otros como ingrediente para preparaciones culinarias típicas de la región.

Acá podemos mencionar el Charichuelo (Garcinia macrophyllia) un árbol que da como fruto una baya de cáscara de color verde, con una pulpa blanca de sabor ácido, la cual se consume en crudo o en la preparación de zumos, helados y mermeladas.

Igualmente como árbol comestible presente en la selva del Amazonas está el Chigo, Guamo Chigo (Campsiandra comosa), el cual crece a las orillas de ríos, este posee unas semillas que una vez se muelen son utilizadas para obtener una especie de harina de color marrón que llaman chiga y con ella preparan arepas, atoles o mazamorras.  

Otro de los árboles con frutos comestibles es el gran y frondoso Chopé (Gustavia longiflora), que da un fruto pequeño de color marrón que cuando llega a estar maduro, tiene un sabor bastante agradable.

No podemos dejar de mencionar al  llamado Cerezo de la Amazonía fruto de dulce que proviene del árbol Yumanasa (Muntingia calabura). Así como la Uvilla o Uva de Monte (Pourouma cecropiaefolia, P. multifida), consumida en su estado original o para la preparación de distintas comidas y bebidas como el uvachado.

Ceiba: el gigante del Amazonas  

La Ceiba pentandra también conocida como Kapok, es un árbol milenario que puede llegar hasta los 70 metros de altura y su tronco puede alcanzar más de 3 metros de diámetro, con raíces tabulares.
Es un árbol de crecimiento rápido que se da en la cuenca amazónica naturalmente en las tierras bajas de las sabanas inundables o varzea,

Debido al alto valor comercial de su madera se considera una especie amenazada.

Es irónico porque los madereros no ven que el verdadero tesoro del árbol de ceiba no es su madera sino sus frutos de los que brota una especie de algodón orgánico también llamado seda vegetal, con el cual se confeccionan almohadas, cobijas, ropa y no genera ningún tipo de alergia.

Hay numerosas historias y leyendas alrededor de ese árbol. Se dice que por las noches es frecuentado por malvados hechiceros, duendes y animales gigantes.

Las tribus de la selva amazónica coinciden en señalar que el árbol de Ceiba tiene en su base una gran puerta invisible a los ojos humanos, que sirve para comunicar a los seres del mundo de los hombres con el mundo espiritual amazónico. 

Mientras que otros hablan sobre la voz del árbol, que parece rugir cuando el viento se introduce en las cavidades del tronco.

El árbol del caucho

Una mención especial merece el árbol del caucho (Hevia brasiliensis), cuya explotación en sus dos auges durante la primera mitad del siglo XX trajeron cuantiosos beneficios para sus grandes casas comercializadoras de la mano de la miseria, la barbarie, la esclavitud, la tortura y el genocidio indígena.