Saltar al contenido

La Iguana

Especies, hábitat, comportamiento y Super Poderes

La iguana es un  reptil de la familia iguanidae, de la clase sauropside, del orden squamata, escamosa. El nombre de iguana procede del idioma taíno iwana.  

El género Iguana, descrito por primera vez por joseph Nicolaus Laurenti en 1768, reúne a dos especies: la iguana verde (Iguana iguana), proveniente de México, Centroamérica y Sudamérica, y la iguana del Caribe (Iguana delicatissima), que habita en las islas del Caribe.

Ambas especies son endémicas de la región tropical del continente americano.  La iguana del Caribe se diferencia de la iguana verde en que es más pequeña y en que carece de la escama subtimpánica.

La iguana enana

Se ha descubierto una iguana enana (Enyalioides laticeps) en la Amazonía ecuatoriana, concretamente en la provincia de  Sucumbíos, de la que aún se sabe poco (Arteaga y Aguiar S.f). Yánez-Muñoz y Oyataga C. (2010) la refiere como Hoplocericadae.

Enyalioides laticeps
iguana enana
Iguana Enana o lagartija de palo espinosa Enyalioides heterolepis. Fuente: Sahaquiel9102 [CC BY-SA]
iguana negra
Callopistes flavipunctatus Tropicario MKFI [Public domain]

Iguanas negras

También se ha identificado  en el Perú una iguana negra (Callopistes flavipunctatus), a la que se le atribuyen propiedades curativas (Salas 1995).

Una iguana negra también ha sido registrada en México, localizada en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca. Se trata de Ctenosaura pectinata (Vargas 2001).

La iguana caribeña del cuerno

Otra especie de iguanas es Cyclura nubile nubila, fuerte, hábil corredora y saltadora, que vive en la isla de Cuba, o la especie  Cyclura cornuta, común en Santo Domingo, hoy República Dominicana y Haití, que presenta un cuerno sobre la nariz (Bedia S.f.).  

iguana caribeña del cuerno
 La iguana cubana (Cyclura nubila nubila) es una de las especies más amenazadas del género Cyclura. Fuente: Staselnik [CC BY-SA]

La iguana verde

La iguana verde, la más común,  mide entre 0,70 y 2 m de largo, considerando la medida desde la cabeza hasta el final de la cola. La iguana verde tiene una longitud, en promedio, de 1,5 m de largo y pesa de 15 a 17 kg.

iguana verde
Iguana verde (Iguana iguana) de vida silvestre en el Jardín botánico de Portoviejo, Ecuador. Fuente: Cayambe [CC BY-SA]

El color de su piel es verde esmeralda, con reflejos y estrías de diversos colores.  Presenta estrías o bandas de color gris verduzco verticales en todo el cuerpo.

Los machos adultos se tornan de color verde grisáceo, que se vuelve anaranjado durante el período reproductivo, mientras que las hembras adultas se mantienen verdes.  

El cuerpo de la iguana es compacto y esbelto, un poco aplastado lateralmente. La cabeza de la iguana es grande, redondeada en su parte anterior, con dos membranas timpánicas visibles, una a cada lado.

Iguana de los tubérculos

Debajo de esas membranas se halla una gran escama auricular o subtimpánica, blanquecinna, rodeada de un borde negro. Esa escama es la que falta en la iguana del Caribe.

Iguana Verde -Iguana iguana- Green Iguana en el Cañón del Sumidero en Chiapas México. El color anaranjado que muestra este macho es normal en la época de reproducción. Fuente: Ereenegee [CC BY-SA]

Sobre la escama timpánica hay una serie de escamas modificadas en forma de tubérculos. Por eso llaman a la iguana verde, también,  “iguana de los tubérculos”.

Los ojos de la iguana son pequeños, vivaces, con el iris de color marrón o bronce. La iguana presenta debajo de la mandíbula una gran papada, o gola.

Los dientes son pequeños y numerosos, y pueden volver a salir si se le caen. Son los pleurodontes, arreglados en forma de “empalizada”, especializados para triturar finamente las hojas y las flores.

La lengua

La lengua es única, no bífida, carnosa, rosada y sobresaliente. La mueven, “lengueteando”, para captar y retener las partículas odoríferas del ambiente, que son analizadas por el órgano de Jacobson, situado debajo del paladar.

iguana lengua
Imagen de Scottslm en Pixabay

Caracteres sexuales

Los caracteres sexuales de la iguana son la papada (más desarrollada en el macho) y la altura de las espinas, pero resultan difíciles de ver en los ejemplares jóvenes,  pues solo son notables a partir del primer año de vida.  

caracteres sexuales de la iguana macho
Caracteres sexuales de la iguana macho. Fuente:
Cy
 [CC BY]

Espinas

La iguana verde tiene  una serie de espinas que le corren por la espalda hasta la cola. Detrás del cuello  presenta escamas elevadas, que se conocen como escamas tuberculares.

Presenta una cresta en el cuello y en el dorso, y un grupo de espinas debajo de la mandíbula.  Posee cuatro patas, dos patas delanteras y dos traseras, más largas que las anteriores.

Patas

En cada miembro hay cuatro dedos. En la parte posterior, el cuarto dedo es más largo, para darle estabilidad y potenciar sus desplazamientos arbóreos. 

Sus patas terminan en fuertes, duras y afiladas garras que les sirven para treparse rápidamente a los árboles y deshacer su comida.

Cola

Su cola, más larga que su cuerpo, un 60 % de la longitud corporal,  es usada como un arma defensiva contra sus predadores. Pero en cautividad la cola es menos larga, porque se rompe con facilidad, y la de reemplazo no alcanza la longitud de la original (Millefanti 2016). 

Crecimiento

La iguana crece con rapidez: al menos  1 m de largo en tres años.

Evolución de la iguana

Es un animal de antecesores muy antiguos, en la etapa del Carbonífero, de hace unos 300 millones de años, aunque empezaron a parecerse a una lagartija a partir del Jurásico, hacienda 180 millones de años.

Reptiles – Iguanodon bernissartensis Fuente: restoration of skeleton by O. C. Marsh [Public domain]

Los fósiles que nos recuerdan  a las iguanas actuales datan de finales del Cretácico, hace unos 120 millones de años.

Hay quienes consideran, quizás erradamente, que el iguanadón o iguanadonte (Iguanodon bernissartensis) es un antecesor remoto de las iguanas.

El iguanodonte

El iguanodonte es un dinosaurio ornitópodo  y herbívoro, vde unos 12 a 14 m de largo y unas 3 ton de peso, que vivió a prinicipios del período Cretáceo, de 126 a 113 millones de años.

Iguanodon bernissartensis models – Castilla-La Mancha Paleontological Museum (Cuenca, Spain) Fuente: PePeEfe [CC BY-SA]

Se caracterizaba por ser un animal bípedo, dotado de grandes garras en sus pulgares y por sus largos quintos dedos  prensiles que usaba para buscar comida.

Iguanodon bernissartensis

Su nombre de iguanodonte viene de iguana y de don o donte, que significa diente. Se le puso el nombre de iguanodonte porque el enorme fósil presentaba dientes similares al de las iguanas, apropiados para un animal herbívoro. 

Iguanodon de Bernissart (Iguanodon bernissartensis) presentado en posición cuadrúpeda, Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, Bruselas

La iguana, sin embargo, tiene el aspecto de un animal muy primitivo, fuerte, acorazado, de piel muy rugosa, que recuerda a los animales prehistóricos tal como han sido reconstruidos y representados.   

Ecdisis

La iguana muda de piel periódicamente, lo que se conoce como ecdisis.

Cambia de piel, manteniendo sus duras escamas.

¿Poiquilotermo o ectotermo?

Es un animal de sangre fría,  que algunos expertos consideran poiquilotermo, es decir, tiene la capacidad para variar su temperatura interna, ajustándola a la temperatura del entorno en el que se encuentre, para facilitar su supervivencia.

Otros especialistas  consideran, por su parte que la iguana no es exactamente poiquilotermo, sino ectotermo, es decir, que puede regular parcialmente su temperatura corporal. 

Disformismo sexual

La iguana presenta un claro diformismo sexual, en relación con el tamaño del cuerpo: los ejemplares  machos son más largos que las hembras (Sánches & Grings 2018). 

Sistema nervioso de la iguana

El sistema nervioso de los reptiles cuenta con dos hemisferios cerebrales lisos, con dos bulbos olfativos y ópticos muy desarrollados.

De allí la agudeza de su olfato y vista. La médula espinal llega hasta la punta de la cola, lo que no sucede con los mamíferos. Como puede perder la cola por fractura, la iguana  puede sentir afectada las funciones de la médula espinal. 

Los Super-sentidos de la iguana

iguana ojo

La vista

La iguana tiene los sentidos de la vista y del oído muy desarrollados, lo cual es una enorme ventaja para huir cuando se encuentra en situaciones de peligro.

El oído

Perciben el movimiento de otros seres a distancias considerable, lo que las mantiene en una alarma constante. Igualmente cuenta con un excelente sentido auditivo.

Su oreja/tímpano es una estructura que se encuentra cerca de su ojos.

El oído de la iguana carece de pabellón auditivo, lo que está presente en la mayoría de los mamíferos.

iguana oído
Imagen de Greg Montani en Pixabay

La iguana posee una membrana timpánica externa,  que le permite captar los sonidos. A diferencia de las serpientes, que solo tienen oído interno, impidiéndoles captar los sonidos. Solo pueden captar vibraciones.

Párpados

La iguana tiene tres párpados. Uno superior, uno inferior y un tercer párpado, que se conoce como membrana nictitante.

Ojo de Iguana
Ojo de Iguana Fuente: Luis Ovalles [CC BY-SA]

El tercer ojo de las iguanas

Posee un tercer ojo, que se presenta como un pequeño ojo grisáceo, sin párpado alrededor, y situado en la parte superior de la cabeza, justo en el medio.

Se trata de un círculo de color pálido que carece de pigmento para permitir el paso de la luz.  Ese tercer ojo no permite una visión normal, pero informa a la iguana sobre la presencia del sol y de las nubes, así como de la intensidad de los rayos solares, sin que el animal tenga que levantar el cuello y exponer sus partes vulnerables.

Ese tercer ojo, u ojo pineal, ayuda a la iguana a orientarse y a regular sus ciclos diarios, que dependen de si es de día o de noche.

Funciona como una brújula solar. Si se le tapa, el reptil pierde el rumbo. Ese ojo pineal recuerda a la glándula pineal de los seres humanos, que no se desarrolló como un tercer ojo, sino como un órgano que ayuda a regular nuestros ciclos de sueño.

El tercer ojo no está en los mamíferos, pero si en los peces, anfibios y serpientes.

Órganos internos

La iguana, al igual que los reptiles, en cuanto a sus pulmones y corazón,  poseen una sola cavidad, llamada celomática.

Debajo de los pulmones está el hígado. Carece de diafragma, por lo tanto no tose, y no tiene función expulsiva ni protectora de la tos. 

Por tal razón, las enfermedades respiratorias en las iguanas son muy graves.

Los saurios tienen dos pulmones, algo parecido al de los mamíferos. El corazón de la iguana está situado muy cerca de la base del cuello, y se divide en tres cámaras, y no en cuatro como en los mamíferos.

Es decir, en dos aurículas y un ventrículo, que se divide, a su vez, en tres cavidades: pulmonar, venosa y arterial. El sistema circulatorio  de la iguana comprende dos aortas y un particular sistema venoso portal renal (Millefanti 2016).   

Hábitat 

La iguana está distribuida en las regiones tropicales  del continente americano. Se creía que la distribución de la iguana verde  no era total en América del Sur, porque no había evidencias de su existencia en Bolivia, lo que fue finalmente registrado en 2011 (Aguilar-Kirigin 2011).

iguana en su habitat

Se la encuentra en territorio estadounidense, porque fue  introducida en La Florida y en las islas Hawai. La iguana es un saurio que se adapta fácilmente a zonas lluviosas y secas, y muy soleadas. Se le encuentra en zonas húmedas con abundante vegetación, con preferencia en  un rango de temperatura entre 25 y 28 ° C. Le gusta estar cerca de los ríos y lagunas. 

Territorialidad

La iguana es un animal territorial, El macho alfa, el de mayor rango y al que siguen los otros, defiende celosamente su territorio, moviendo la cola y ensanchando su papada.

iguana montada en una rama en la manzanilla mexico
Una iguana en su habitat natural en La Manzanilla, Jalisco, México. Fuente: Tomas Castelazo [CC BY-SA]

Pero esa territorialidad solo la expresan cuando están en libertad, en su medio  natural, y no en los lugares de cautiverio.

El estar en cautiverio les produce mucho estrés, y cambia en mucho su comportamiento habitual. Se tornan por lo general agresivas, a pesar de ser un animal tranquilo en condiciones normales.

Emplea su cola para defenderse, pero también para equilibrarse en las ramas de los árboles  o para estabilizarse en el agua, puesto que son excelentes nadadoras.

Alimentación

La iguana es herbívora, alimentándose con hojas, flores, frutas y verduras, y comer insectos puede resultarle tóxico, según recomendación de los manuales de cría de las iguanas como mascotas.

Las iguanas jóvenes pueden comer varias veces al día, pero la adulta lo hace, por lo general,  solo una vez cada 24 horas.

Los ejemplares jóvenes tienen tendencia a la coprofagia, ingiriendo las heces de otras iguanas con el fin de desarrollar su flora intestinal (Millefanti 2016; Lara-López, González-Romero 2002).   

La iguana posee un aparato digestivo estructurado para que pueda ingerir y digerir los vegetales de su dieta fácilmente.  Es muy largo, y está repartido en amplios compartimientos.  

La iguana tiene una vejiga urinaria, al igual que las tortugas, y a diferencia de otros saurios, las serpientes y las aves.  Las heces, la orina, los huevos y la esperma no salen directamente al exterior, sino que son antes depositados en una cámara interna llamada cloaca. 

Reproducción

Las iguanas alcanzan su madurez sexual hacia  los 16 meses de vida. Realizan el cortejo antes del apareamiento, recurriendo a movimientos de la cabeza y de la cola. Luego el macho monta a la hembra. El macho cuenta con hemipenes, replegados en sus bolsas. 

Iguana marina de Galápagos (Amblyrhynchus cristatus albemarlensis).
Fotografía tomada en la isla Isabela Fuente: Charles J Sharp [CC BY-SA]

Los saurios y las serpientes son los únicos animales vertebrados que poseen dos órganos copuladores. Durante el apareamiento solo se usa uno. Los testículos son dos y están internos. Las hembras, por su parte, poseen dos ovarios internos. 

Anfigonia retardada

La iguana hembra puede mantener, tras el apareamiento, la esperma del macho  en la pared del oviducto o receptáculo seminal durante dos o tres años. Durante ese tiempo  la iguana hembra puede poner huevos fecundos, porque el esperma permanece activo. Ese fenómeno, que sucede también con la tortuga hembra, se conoce como anfigonia retardada.  

Su reproducción es ovipara, y el huevo completa su desarrollo embrionario de forma externa. La hembra puede poner de 20 a 70 huevos en cada postura.  La incubación de los huevos dura de 60 a 110 días.

Modo de reproducción

En libertad, la hembra construye un nido excavando un hueco profundo en el suelo blando, generalmente en la arena, que luego cubre con tierra, para ocultarlo de sus depredadores.

Una iguana puede vivir entre 15 a 20 años, dependiendo de si vive en libertad o en cautiverio. En el caso de cautiverio, vive más tiempo que en libertad. Se han reportado períodos de vida aún más largos.

Enfermedades de las iguanas en cautiverio

La iguana en cautiverio tiende a padecer de enfermedad ósea metabólica, por la falta de exposición a la luz directa, a los rayos ultravioleta, y por una alimentación pobre en calcio y en vitamina D3, por lo que a las iguanas criadas como mascotas domésticas hay que proporcionarles estos elementos.

Esa enfermedad les deforma la columna, al igual que la mandíbula, y les hace propensas  a constantes fracturas. Otra enfermedad, relacionada con la capacidad reproductiva, es la dystocia, que se produce cuando los huevos no pueden salir, y se quedan enganchados en el oviducto.

Una iguana produce huevos, aunque no haya tenido contacto nunca con un macho. En este caso, se trata de huevos no fecundos. 

Comportamiento

La iguana es un animal diurno, heliotropo (se vuelve hacia el sol) y heliotérmico (regula su temperatura corporal, ajustándola al entorno). 

En libertad es un reptil solitario, muy tranquilo, pero su comportamiento cambia notablemente en cautiverio. Como no pueden expresar su territorialidad, se vuelven agresivas, y se inquietan ante la presencia de otras iguanas.

La iguana como mascota

La iguana como mascota transmite bacterias o puede recibirlas, cuando es excesivamente manoseada o besada.

En su dieta diaria es muy importante incluir  el consumo de frutas, y complementar su alimentación con suplementos nutricionales, en especial de vitaminas. 

La iguana tiene “glándulas de la sal”, que son estructuras que terminan en la cavidad nasal y se encargan de eliminar las sales minerales sobrantes, que han sido ingeridas en la dieta. Elimina de esta manera  los líquidos salinos, y lo hace con estornudos, lo que no hay que confundir con una patología respiratoria.  

La iguana es un animal sedentario, que pasa la mayor parte del tiempo sobre los árboles.  No obstante, puede realizar medianos recorridos, cuando se desplaza durante el período de anidación.

La hembra recorre unos 3 km hasta llegar a la playa de los ríos, buscando un lugar apropiado, en la arena, para  depositar sus huevos (Morales-Mavil, Vogt, Gadsden -Esparza 2007).

Una mirada a las iguanas de las islas Galápagos

En las islas Galápagos, pertenecientes al Ecuador,  existe un género con tres especies de iguanas terrestres: Conolophus subáristatus, C. pallidus,  C. marthae,  distintas a las marinas (Amblyrhynchus iguanas). C. cristatus está distribuida en 4 islas; C. pallidus es endémica de la isla de Santa Fe, y C. marthae,  que habita por encima de los 500 msnm, se la consigue en las laderas del volcán Wolf, en Isabela.

Iguana terrestre de Galápagos (Conolophus subcristatus)
Fuente: Samuel Meylan [CC BY-SA]
Iguana terrestre de Galápagos (Conolophus subcristatus)
Fuente: Haplochromis [CC BY-SA]
Marine Iguana, Amblyrhynchus cristatus venustissimus, on Española Island, Galápagos Islands
Fuente: Benjamint444 [GFDL 1.2]

Una de ellas, C. marthae, presenta un color rosado, con la cola y  bandas negras en el cuerpo (Márquez B., Muñoz H., Gentile G., Tapia A., Javier Zabala, Naranjo, Uerena 2019). 

Las iguanas marinas ( Amblyrhnychus iguanas) son las únicas iguanas  cuya energía se deriva del herbivorismo marino.

En las islas se ha producido una hibridación entre las iguanas, hasta el punto de que se reconoce una especie resultante de esa hibridación entre iguanas terrestres (cristatus) y marinas (A. iguanas. El resultado es la especie A. cristatus (Snell y Márquez 2002;  Danulat y Edgar 2002).

iguana marina
Iguana marina (Amblyrhynchus cristatus), Las Bachas, isla Santa Cruz, islas Galápagos, Ecuador Fuente: Diego Delso [CC BY-SA]

Una de las  principales características de las iguanas marinas es que dependen principalmente del alimento que consigue en el mar, en particular de algas marinas, las que buscan  sumergiéndose hasta una profundidad de 12 metros.

iguana marina sumergida bajo el agua

También pueden alimentarse de plantas encontradas entre las rocas de la costa. Las algas abundan cuando la temperatura del agua del mar es cálida. Pero si escasea el alimento, lo que sucede cuando el agua se enfría mucho, las iguanas marinas adultas se encogen, absorbiendo sus huesos,  como una estrategia de sobrevivencia.

Al aumentar de nuevo la provisión alimentaria, las iguanas recuperan su tamaño. Otro hecho de interés es que las crías de las iguanas se alimentan mayormente, durante los dos primeros meses de vida, de las heces de los adultos para conseguir los microorganismos que necesitan para su digestion (Guerra-Guerra y Rodríguez-Guerra  2016).  

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar-Kirigin A.J. 2011. Iguana iguana (Linnaeus 1758). (Squamata: Iguanadae). Cuadernos de Herpetología, 25 (1), 25-26.

Arteaga A., Aguiar G. S.f. Amazon Dwarf Iguana. Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. 13, 149-199.

Bedia F. Desde la prehistoria. Revistasexcelencias.com/Caribe/un-caribe-diferente/historia /iguana-desde-la-prehistoria. 

Danulat E, Edgar G.J. 2002. Reserva Marina de Galápagos. Línea Base de la Biodiversidad. Puerto Ayora, Santa Cruz, Galápagos. 

Guerra- Guerra E, Rodríguez-Guerra A. 2016. Amblyrhynchus cristatus. En: Torres-Carvajal O, Pazmiño-Otamendi G, Salazar-Valenzuela D. Reptiles del Ecuador. Quito: Museo de Zoología. Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Lara-López M.del S., González-Romero A. 2002. Alimentación de la Iguana iguana (Squamata: Iguanidae) en La Mancha, Veracruz, México. Acta Zoológica Mexicana (online), No. 85, 139-152. ISSN 2448-8445.

Márquez B, C.M., Muñoz H., E.A., Gentile G., Tapia A, W.H., Javir-Zabala F., Naranjo S.A., Uerena A.I. 2010. Estado poblacional de las iguanas terrestres Conolophus subcristatus, C.palludis, C. marthae:  Squamata, Iguanidae. Islas Galápagos. Boletín Técnico Serie Zoología. Vol. 9 (6), 19-37.

Millefanti M. 2016. La iguana. México: Editorial De Vecchi,  S.A.

Morales-Mávil J.E., Vogt R., Gadsden-Esparza H. 2007. Desplazamientos de la iguana verde, Iguana iguana. Revista de biología Tropical. Vol. 55 (2).

Salas A.W. 1995. Herpetofauna peruana: una visión panorámica sobre investigación, conservación y manejo. Biotempo, 2, 125-137. Diciembre. 

Sánchez V.Q.A., Grings D.R. 2018. Movement and habitat use of Iguana iguana (Linnaeus 1758) in a urban  second growth Amazonian forest fragment in Brazil. Herpetology Notes. Vol. 11, 93-96.  

Snell H.L., Márquez C. 2002. Iguanas marinas. https://www.darwinfoundation.org.

Vargas Z. 2001. Valoración de los vertebrados terrestres por huares y zapotecas del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, México. http://ecosas.repositorioinstitucional.mx/jspui/handle/ 1017/1476.Yánez-Muñoz M, Oyataga C., L. 2010. Diversidad de la herpetofauna en el sector La Balsareña-Sozoranga, Provincia Sucumbíos, Ecuador. Researchgate.net /profile/Mario_Yanez-Muñoz/publicatio292158428_DIVERSIDAD_DE_LA_HERPETOFAUNA EN_EL_SECTOR_LA_ BALSARINA_SOZORANGA-PROVINCIA-SUCUMBIOS-ECUADOR.