Saltar al contenido

Piscicultura en la Amazonía

La piscicultura, comprendida dentro de la acuicultura, consiste en el cultivo de peces en aguas represadas o confinadas con propósitos  productivos.  

Es una actividad que, sin requerir una alta tecnología, implica la atención de aspectos importantes como el sistema de producción, la nutrición y la alimentación de los peces, la reproducción y la genética, la sanidad y la patología,  la inversión económica y la gestión empresarial de los criaderos. 

Dificultades de la piscicultura en el Amazonas:

Lo que puede ser complicado garantizar en la piscicultura amazónica, en especial cuando se trabaja con especies piscícolas nativas que carecen de información sobre su comportamientos fisiológicos, porque no se ha realizado suficiente investigación científicas sobre el tema, debido a que son pocos los investigadores, los fondos económicos aplicados  y las instituciones que la hacen.  

Condiciones básicas para el éxito del negocio piscícola:

Se sabe que no toda especie nativa puede ser sometida a cautiverio. Para tener éxito en el negocio piscícola se deben cumplir una serie de condiciones, entre ellas tenemos:

  • Seleccionar especies cuya carne tenga buen sabor, apariencia, textura y debe ser atractiva para el consumo. 
  • Además la especie seleccionada debe caracterizarse por su crecimiento rápido, su alimentación barata y accesible localmente y su tolerancia a ambientes de cría con alta densidad de individuos y a condiciones de calidad del agua
  • Las especies seleccionadas deben ser altamente resistente a las enfermedades y de fácil manejo y de manipulación, desde la siembra hasta su cosecha. 
  • Desde el punto de vista económico, las especies cultivadas deben tener buenos índices de producción, de crecimiento, ganancia adecuada de peso y altos niveles de sobrevivencia en la condiciones de estrés que supone el confinamiento. 

Antecedentes históricos de la piscicultura en la Amazonía:

La piscicultura comenzó en la Amazonía tímidamente en la década de 1940, en Brasil y Perú. Con pocas especies. Inicialmente con el paiche (Arapaima gigas), y luego en la década de 1960 se amplió a otras especies como gamitana (Colossoma macropomun) y paco (Colossoma brachypomus), en particular con la cría de alevines o  semillas que se distribuyeron en criaderos en algunos lugares de la Amazonía.   

Después se criaron otras especies como boquichico (Prochilodus nigricans) y otras. 

Luego se empezaron a cultivar especies exóticas como la tilapia. Pero las experiencias más exitosas se desarrollaron con gamitana, paco, boquichico y paiche o pirarucú. 

Muchas de policultivo: con dos o más especies: gamitana, boquichico y bagre, por ejemplo.

En líneas generales se puede decir que la piscicultura es una actividad aún de un desarrollo relativamente bajo, con muchas dificultades porque se carece de información para muchas especies en la  investigación en reproducción inducida, sobre sus patologías y sistemas de alimentación de producción local y de bajo costo. 

Ventajas de la piscicultura de peces amazónicos en el mercado global:

La piscicultura tiene, sin embargo, un gran potencial de crecimiento en especial con las especies nativas, cuyo consumo está apenas entrando al mercado de los países desarrollados. 

A su favor cuenta su condición exótica, su bajo precio relativo y su alto índice de conversión alimentaria, común a los peces. 

El pez es un animal de sangre fría, que no gasta energía para mantener su temperatura corporal, lo que hace más eficiente su tasa de conversión de alimento en carne.  Esa característica la hace comparativamente más ventajosa con la proteína obtenida de la carne de res, de cerdo o de pollo.

Uno de los mayores retos en la piscicultura amazónica es la de incorporar a las comunidades nativas indígenas o a los colonos blancos de  bajos recursos económicos en la experiencia. 

Las limitaciones vienen de su escasa motivación para desarrollar actividades económicas en asociatividad y su baja capacidad para el emprendimiento. 

De tal manera que no solo es necesario desarrollar actividades de investigación aplicada a las especies seleccionadas y a los métodos de cultivo, si no que también es preciso capacitar a las comunidades locales para que se organicen en torno a la actividad y con miras a competir en el mercado nacional y en los mercados internacionales.