Saltar al contenido

Amazonas Brasil

Corazón de la selva más grande y diversa del mundo

El Estado de Amazonas-Brasil delimita geopolíticamente un área de 1.571.000 km2 ubicada en Sur América, en el centro de la gran cuenca amazónica, en el corazón de la selva más grande y biodiversa del mundo.

No solo es el estado más grande de Brasil, sino que abarca un área superior al tamaño de cualquiera de los otros países de la cuenca, siendo incluso más grande que todo Perú.

Este extenso territorio del noroeste brasileño, limita al norte con Venezuela y Roraima; al este con Pará; Rondonia al sur; Perú al oeste y Colombia al noroeste.  Su capital es Manaos, una populosa ciudad comercial. 

Mapa Amazonas Brasil

Son muchos los mapas de la Amazonía. Desde los históricos, los primeros mapas hechos por misioneros religiosos que trataban de descifrar la selva, a los satelitales.

Entre ellos están los mapas de vías carreteras, los hidrográficos, los de la minería ilegal, la siembra de cultivos ilícitos, la tala, los mapas de los asentamientos indígenas entre otros.

Población

En más de un millón y medio de Km2 habita una población relativamente baja de poco más de 3 millones de personas, comparada por ejemplo con la población de Ecuador, el país más pequeño de la cuenca, donde en menos de 300 mil km2 viven más de 16 millones de personas.

Clima

El clima del Amazonas-Brasil es ecuatorial húmedo y la humedad es constantemente muy alta. Hay dos estaciones claramente diferenciadas en el Amazonas: la estación de lluvia, durante el invierno; y la estación seca en el verano. 

Por otra parte en la Amazonía se presentan fenómenos climatológicos muy particulares como los friajes que son vientos helados que provienen de la Antártida y recorren toda la selva en ciertas épocas del año.

Turismo en Amazonas-Brasil

En Manaus, capital del Estado, encontrará albergues (hoteles, lodges, posadas) que le ofrecen una forma práctica de disfrutar de la flora y fauna amazónicas de Brasil.  En estos lugares, los turistas despiertan y quedan encantados con la música de más de 1300 especies de aves de la región.

La confluencia de dos ríos (ríos Negro, de aguas oscuras y el Solimões, con su agua clara) da lugar a un fenómeno popularmente conocido como el Encuentro de las Aguas, uno de los principales atractivos turísticos de Manaus.

A las afueras de Manaus, se podrá observar el “Encuentro de las aguas” maravillosa unión de las aguas de los ríos Negro y Solimões para juntos formar el río Amazonas, y si tiene suerte podrá ver algunos delfines rosados de río, también llamados toninas o bufeos.

Otra gran opción es visitar Playa de Ponta Negra, a 13 kms. del centro de Manaus, bello paisaje con el contraste de las aguas oscuras. Así como el Bosque del Instituto Nacional de Pesquisas de la Amazonia (INPA), formado por un jardín botánico y un jardín zoológico.

Pico La Neblina. Amazonas Brasil. Fuente: Brazilian Air Force [CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)]

También debe visitar el Pico de la Neblina, localizado en el norte del Estado de Amazonas, es el punto más alto de Brasil con 2.995,30 metros de altitud. 

Da nombre al Parque nacional del Pico da Neblina, donde está situado, se encuentra a tan solo 700 metros de distancia de su montaña gemela, el Pico Phelps, que marca la frontera entre Brasil y Venezuela.

Riqueza cultural en la Amazonía brasileña. 

Esta región además dispone de una variedad de museos que te encantarán como el Museo del Indio el cual alberga en su interior objetos de gran valor de las naciones indígenas, así como el Museo de Ciencias Naturales de la Amazonia y el Museo del Hombre del Norte.

Indígena de la Etnia Terena en el Amazonas Brasil. Fuente: Foto: Valter Campanato/ABr [CC BY 3.0 ]

Así como en todo el Brasil, la composición étnica de la sociedad amazonense está conformada por los pueblos indígenas, mestizos, negros, blancos y una pequeña porción de los asiáticos. 

Existen alrededor de 29 pueblos indígenas diferentes, las tribus o comunidades más conocidas del estado son los Tikuna, Sateré-mawés, Kurripakos y Desanos.

Refugio de la más impactante flora y fauna 

En el Amazonas de Brasil se encuentra el Parque Nacional de Anavihanas, el cual es el mayor archipiélago fluvial del mundo, formado por más de 400 islas, centenares de lagos, ríos, igapós e igarapés ricos en especies vegetales y animales. 

Amazonia, Brasil

Situado en el río Negro, el conjunto de islas es un paraíso para biólogos, ecologistas y practicantes del turismo de naturaleza. De noviembre a abril, período de crecidas del río Negro, la mitad de las islas quedan sumergidas y los animales se refugian en las partes más elevadas. 

Amazonia - Floresta amazônica - hotel de floresta (jungle lodge) - igapós - amazon rain forest (Iranduba, Amazonas, Brasil).

Cuando las aguas bajan, las islas dejan a la vista playas de 90 kms. de canales que, como una red, entrecortan toda la región. En Anavilhanas se encuentra próxima el Parque Nacional de Jaú, la mayor reserva forestal de Sudamérica, también bañada por el río Negro.

Lo que debes saber antes de viajar

La selva amazónica es una de las regiones más ricas en biodiversidad del mundo. Si estás preparando tu próximo viaje, estos son algunos consejos para viajar en el Amazonas tropical.

Lleva ropa adecuada

Es muy importante tener ropa cómoda preferiblemente de algodón y colores claros. Las ropas de colores oscuros atraen la atención de los insectos. También es importante usar zapatos cerrados. 

Durante el viaje a través del Amazonas, usar ropa de manga larga te evitará la picadura de mosquitos e insectos. También es importante usar pantalones especiales que se secan rápidamente para las expediciones a la selva.

Ten analgésicos y antihistamínicos a la mano

Los analgésicos y los antihistamínicos podrían ser necesarios, quizás sea necesario eliminar un dolor o cierta molestia, causada por la constante exposición al sol o picaduras de insectos. 

Utiliza siempre repelente de insectos, también es importante usar protector solar. Tampoco olvides que debes vacunarte contra la fiebre amarilla y el tétanos 10 días antes del viaje.

Evita la deshidratación

Durante un viaje a través de la selva amazónica, es importante consumir líquidos constantemente. El calor tropical causa la deshidratación muy rápidamente debido a la sudoración intensa. 

Es extremadamente importante que los líquidos utilizados sean adecuados para rehidratar y que sean potables. Una buena opción es almacenar algunas tabletas para la purificación del agua. 

No te salgas de la ruta

Viajar por la selva amazónica, al principio, puede parecer una caminata divertida y fácil, pero no es del todo cierto. Si el camino no está bien marcado, entonces los guías profesionales deberán abrir esa ruta. 

Amazonas, Brasil

Protege tus dispositivos electrónicos

La humedad de la selva puede afectar seriamente los dispositivos electrónicos, por lo que es conveniente almacenarlos en bolsas selladas. En algunas poblaciones remotas, la electricidad se utiliza en horas limitadas o no existe en absoluto. En este caso, es deseable tener una linterna a mano.

Mochila en lugar de maleta de viajes

La selva amazónica no es un hotel de cinco estrellas. Aquí todo lo harás tú mismo. Por lo general, la mejor opción es llevar una mochila, y preferiblemente con un protector impermeable. Así, durante la lluvia la mochila se puede aislar de la humedad.

Prepárate para viajar por río

Sin embargo, la forma más rápida de viajar por el Amazonas son los ríos. Numerosas rutas fluviales conectan las principales ciudades y selvas del Amazonas. 

Floresta Amazônica/Amazon Rain Forest/Amazonia (Iranduba, Amazonas, Brasil).

La navegación de una ciudad a otra, por regla general, dura varios días y noches. En la mayoría de estos barcos dormirás en la cubierta abierta sobre una hamaca.

Peligro en el Amazonas Brasil 

La región amazónica es un almacén vital de carbono que ralentiza el ritmo del calentamiento global. El 60% de esa zona natural se encuentra en Brasil.

Desafortunadamente la Amazonía brasileña ha sufrido un intenso proceso de colonización y de deforestación para ampliar la frontera agrícola, desde finales del siglo XIX, intensificándose a partir de la década de 1950.

Aunado a ese proceso de deforestación se suma que más de 80.000 incendios han sido registrados en la selva amazónica este año, lo que ha generado una alerta internacional sobre los daños a ese importante espacio forestal y de biodiversidad.