Saltar al contenido

Ara√Īas del Amazonas

Descripci√≥n, alimentaci√≥n, comportamiento, reproducci√≥n. El veneno de las ara√Īas. Ara√Īas del Amazonas peligrosas para los humanos.

Ara√Īas del Amazonas

Las ara√Īas del Amazonas pertenecen a uno de los once √≥rdenes de la clase Arachnida, el m√°s diverso, del orden Araneae, uno de los grupos de artr√≥podos de m√°s amplia distribuci√≥n, que est√° lejanamente emparentada con los insectos.

Por esta raz√≥n no debe confundirse las ara√Īas con los insectos.

Comprenden un amplio espectro formado por  unas 110 familias y m√°s de 46.500 especies.

Todo el mundo sabe c√≥mo son los ara√Īas, que, a menudo, nos infunden temor y fobia (aracnofobia), y que muchos especialistas, agrupados en la disciplina aracnolog√≠a,  discuten sobre si es innata o es un comportamiento aprendido.

Ara√Īa prepara su presa
Ara√Īa prepara su presa – Public Domain

Pero pocos saben que las ara√Īas no son insectos, y por lo general los confunden.

Las ara√Īas viven en todos los ecosistemas existentes, salvo en los  de mar abierto, por su facilidad para colonizarlos y de dispersi√≥n. 

Los especialistas consideran que las ara√Īas existen  en la Tierra desde hace m√°s de 350 millones de a√Īos, desde el per√≠odo Carbon√≠fero (Ferretti et al 2011). 

La mayor√≠a de las ara√Īas son depredadoras solitarias de peque√Īos animales, como insectos. La mayor√≠a son venenosas, salvo las de la familia uloboridae.

Pero no todas son peligrosas, ni su picadura tiene efectos mortales para los seres humanos.

Y en rigor, muy pocas, aunque existen antídotos para evitarlo. Segregan y guardan el veneno en sus glándulas, que se encuentran en los quelíceros. Con ese veneno paralizan a sus víctimas.

√ćndice

Ar√°cnidos del Amazonas

No hay muchas investigaciones sobre las ara√Īas amaz√≥nicas, y no hay inventarios completos de las especies por regi√≥n amaz√≥nica.

Ara√Īa Moma

Ara√Īa mona

Escorpión Tityus travittatus

Escorpión Tityus Trivittatus

ara√Īa bananera-Phoneutria_nigriventer

Ara√Īa bananera

Aunque se ha realizado ciertos esfuerzos (EcoRegistros Ecológicos 2020), todavía falta mucho por hacer. Hay estudios magníficos (Avilés et al 2001).

Y se sabe que existen numerosas especies de ara√Īas, algunas que exhiben comportamientos sociales, pertenecientes al menos a siete familias diferentes.

Una de las especies m√°s importantes, por su tama√Īo y por ser consumida por varios grupos ind√≠genas amaz√≥nicos, en especial de Venezuela, es la Theraphosa blondi, conocida localmente como ara√Īa mona, y en otras partes como tar√°ntula Goliat.

Descripción

El cuerpo de las ara√Īas est√° formado por dos segmentos o tagmas: el cefalot√≥rax o prosoma, y el abdomen o opistosoma.

Todas las ara√Īas cuentan con un par de quel√≠ceros, un par de pedipalpos y cuatro pares de patas locomotoras. 

Los quel√≠ceros, situados inmediatamente antes de la boca, preorales, son piezas bucales terminadas en punta que guardan las gl√°ndulas venenosas  y les sirven para agarrar los alimentos.

Ara√Īa mona
Ara√Īa mona – Public domain

Los pedipalpos son como patas, pero que no se apoyan en el suelo, manteni√©ndose levantados en la parte delantera.  Los pedipalpos act√ļan como √≥rganos t√°ctiles, pues carecen de antenas.

Con los pedipalpos se produce  el cortejo de la ara√Īa hembra y act√ļa como aparato copulador. 

El cuerpo completo de la ara√Īas, de acuerdo a su enorme variedad de especies, mide entre   0,5 mm a 9 cm, pero con sus patas extendidas puede alcanzar hasta 25 cm, e incluso m√°s, tal como sucede con la especie Theraphosa blondi, que recibe varios nombres, como tar√°ntula Goliath o ara√Īa mona, y es considerada la mayor, o al menos una de las m√°s grandes ara√Īas del mundo.

Las ara√Īas poseen un aparato circulatorio, con un min√ļsculo coraz√≥n dorsal tubular localizado  en el abdomen u  opistosoma. 

Su coraz√≥n late, de 30 a  100 veces por minuto, haciendo circular la hemolinfa bombe√°ndola desde una cavidad peric√°rdica.

Las ara√Īas respiran por √≥rganos internalizados, empleando pulmones en libro, por su estructura plegada, para poder multiplicar el √°rea o superficie del intercambio.

Las ara√Īas poseen hasta cuatro pares de ojos. No obstante, su visi√≥n es generalmente pobre.

Alimentaci√≥n de las ara√Īas

Las ara√Īas son depredadoras, carn√≠voras. Parasitan a las presas usando su veneno, que capturan cuando quedan atrapadas en su telara√Īa.

Mastican a sus v√≠ctimas con sus dientes que forman parte de sus quel√≠ceros. Le inyecta sus jugos digestivos. Por lo que hacen la digesti√≥n externa de sus presas, sorbi√©ndolas.  

Cuentan, adem√°s, con una especie de ‚Äúpelos‚ÄĚ, que le sirven para tamizar el alimento, separando las partes s√≥lidas de las l√≠quidas. 

Comportamiento

Las ara√Īas son de h√°bitos solitarios, y nocturnos. Por lo general huyen de la luz y se sconden.  

Poseen glándulas sericígenas, localizadas en el opistosoma, con las que producen seda.

Con esa sustancia construyen sus telara√Īas o redes. E incluso elaboran un largo hilo que act√ļa como una ‚Äúvela‚ÄĚ para  navegar en el viento, en lo que llaman ‚Äúvuelo ar√°cnido‚ÄĚ.

Telara√Īa
Telara√Īa – Daniel Osorio

La sede es producida por una gl√°ndulas secretoras llamadas ‚Äúhileras‚ÄĚ. La seda es una sustancia l√≠quida, compuesta por prote√≠nas, que se solidifica al entrar en contacto con el ox√≠geno del aire.

Las ara√Īas son h√°biles en el cortejo a la hembra, en la precisi√≥n en el tejido de las telara√Īas y en el cuidado parental.

La ara√Īa hembra cuida a sus descendientes hasta que alcanzan el desarrollo apropiado para capturar presas por s√≠ mismos. 

Y se dan algunos casos,  aunque raros, que la madre se sacrifica para servir de alimento inicial a sus hijos.

El veneno de las ara√Īas

Las ara√Īas emplean su veneno para defenderse de sus depredadores. Las ara√Īas son depredadores, que, a su vez, son depredados por aves, serpientes, sapos, lagartos, mam√≠feros, y otros artr√≥podos como avispas, ciempi√©s, escorpiones.

Pero tienen mecanismos de defensa contra sus depredadores. Las ara√Īas poseen dos tipos de veneno: uno relativamente suave, para paralizar a sus v√≠ctimas, y otro m√°s fuerte, para defenderse de sus enemigos.

Cuando √©stos se le acercan, reciben su veneno m√°s potente, que los ahuyenta en la mayor√≠a de los casos, y que en algunos produce un da√Īo severo.

El veneno es, por lo general,  m√°s potente en las especies de mayor tama√Īo. El principio activo del veneno segregado es un neurot√≥xico, llamado  cuyos efectos se prolongan de 3 a 7 d√≠as, aunque solo en un tercio de los casos  hay efectos sist√©micos, es decir, que afectan a todo el organismo.

Ara√Īas del Amazonas peligrosas para los humanos

De las 46.500 especies de ara√Īas solo 175, pertenecientes a  cuatro g√©neros, presentan riesgos para la salud: Atrax (ara√Īas de t√ļnel, en Australia), Loxoceles (ara√Īas violinistas, en M√©xico), Latrodectus (viuda negra o ara√Īa capulina) y Phoneutria  (ara√Īas bananeras, que se encuentran en √°reas de plantaciones bananeras de Costa Rica, Ecuador y Brasil).   

Ara√Īa bananera - Phoneutria nigriventer
Ara√Īa bananera – Phoneutria nigriventer
Techuser / CC BY-SA

Algunas ara√Īas migalomorfas, como las tar√°ntulas americanas, poseen haces urticantes, que irritan al tocarlos y hasta producen da√Īos severos  a los ojos de los afectados.

Se ha observado que, a pesar de ser t√≠picamente solitarias, algunas especies de ara√Īas han desarrollado ciertos comportamientos sociales, como la de agrupar telas individuales  o nidos colectivos, y  cooperaci√≥n entre individuos.

E incluso ciertos cuidados comunitarios de las cr√≠as, que protegen en sacos  contra los depredadores y par√°sitos y para facilitar el aprovisionamiento de alimentos. No obstante,  estos comportamientos son menos elaborados y complejos que los de las abejas, hormigas y termitas.

Reproducci√≥n de las ara√Īas

Los machos cortejan a las hembras con una especie de danza ‚Äúritual‚ÄĚ, moviendo sus pedipalpos r√≠tmicamente.

A veces les ofrecen a la hembra, al aproximarse, una presa envuelta en seda o un se√Īuelo, mientras introduce su espermat√≥foro en las v√≠as sexuales de la hembra, con sus pedipalpos, que act√ļan, en este caso, como √≥rganos copuladores.

Tras la c√≥pula, muchas veces la hembra devora al macho. 

Bibliografía

  • Araujo, Y, Beserra P. 2007. Diversidad en invertebrados consumidos por las etnias Yanomami y Yekuana del Alto Orinoco, Venezuela. Interciencia, Vol. 32 (5), Mayo, 318-323.
  • Arisqueta-Chabl√© C., Pinkus-Rend√≥n M., Manrique-Saide P., Gonz√°lez H.D., Mel√©ndez-Ram√≠rez V. 2015. Colecci√≥n Aracnol√≥gica. Bioagrociencias, Vol. 8. No. 2. N√ļmero Especial, Julio-Diciembre.  
  • Avil√©s L., Maddison N.P., Salazar P.A., Est√©vez G., Tufi√Īo P., Ca√Īas G. 2001. Ara√Īas sociales de la Amazon√≠a ecuatoriana, con notas sobre seis especies sociales no descritas previamente.  Revista Chilena de Historia Natural.  Vol. 74 (3).
  • Benavides-Flores E. 2006. Comunidades de ara√Īas (Arachnida: Aranae) en microh√°bitats de dosel en bosques de tierra firme e igap√≥ de la Amazon√≠a Colombiana. Revista ib√©rica de Aracnolog√≠a. Vol. 14 (31), 49-62.
  • Corcuera P., Jim√©nez M.L. 2007. Las ara√Īas de M√©xico. Revista Ciencia. Enero-Marzo, 58-63.
  • D√≠az J.H. 2004.  The global epidemiology, syndromic classification, management, and prevention of spider bites. Am. J. Trop. Med. Hyg. 71, 239-250.
  • EcoRegistros.org-Registros Ecol√≥gicos de la Comunidad. 2020. Ecoregistros.org/ site/ pa√≠s.php.?id018&idgrupoclase=6.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Settings