Saltar al contenido

Escorpión Tityus Trivittatus

mayo 27, 2020

Descripción de escorpión Tityus trivittatus. Otros escorpiones de género Tityus. El veneno de los escorpiones, ¿Qué tipo de veneno posee? Efectos de la picadura. Aplicación farmacológica del veneno de escorpión.

Escorpión Tityus travittatus

Uno de los arácnidos más temidos es el escorpión Tityus trivittatus, de la familia Buthidae, que habitan en las regiones tropicales y templadas de América del Sur. Más frecuente en Argentina, Brasil y Paraguay.  

Índice

Descripción de escorpión Tityus trivittatus

La especie presenta una longitud de unos 65 mm, dos palpos o pinzas largas, fuertes  y finas, con dientes interiores en el borde, de color rojizo-amarillento y con tres bandas oscuras  que se extienden a lo largo del cuerpo.

Su cola es delgada. Se trata de un cazador nocturno, que pasa el día escondido entre las grietas del piso o de  las paredes o en áreas oscuras. Es una especie solitaria. 

Se alimenta de pequeños vertebrados o invertebrados que paraliza con su veneno o atrapa con sus palpos. 

La reproducción  de la especie se produce sexualmente o por partenogénesis (es decir, sin necesidad de que los huevos sean fecundados un macho).

Los huevos se desarrollan durante varios meses en un oviducto en el interior de la madre, hasta que eclosionan. 

Otros escorpiones del género Tityus

Existen entre 1.500 a 1.800  especies de escorpiones registradas en el mundo, adscritas a varios géneros, todos venenosos.

Uno de ellos es el género Tityus, al que pertenecen al menos unas 190 especies que habitan en América del Sur, América Central y el Caribe.

Se trata de especies que se diferencian entre si sobre todo en los hábitats o  en alguna pequeña característica morfológica  que los hace singulares. 

De todos los escorpiones, unas 25 a 30  especies, pertenecientes a siete géneros,  son consideradas potencialmente peligrosas para el ser humano.

Algunos muy letales, como los del género Andronoctus, de cola gruesa, particularmente mortífero, conocido, tal como su nombre lo indica, como asesino de hombre, y también algunas pertenecientes al género Tityus. 

Tityus serrulatus (Buthidae)

Al género Tityus pertenecen otras especies más, distintas al T. trivittatus,  que pueden encontrarse en América del Sur, como T. serrulatus, conocido como escorpión amarillo brasileño, o T. falconensis o T. barquisimetanus, comunes en Venezuela, o  T. pachyuros, presente en Colombia.  

El veneno de los escorpiones

El veneno de los escorpiones se encuentra encerrado en una válvula ubicada  en el tramo o sección final de la cola del animal.

El escorpión, o alacrán, términos sinónimos (usados de acuerdo con las distintas  regiones o a las creencias populares que aseguran que el alacrán es venenoso y el escorpión no), usa su veneno para paralizar y atrapar a sus presas y como un mecanismo de defensa contra sus enemigos. 

La potencia del veneno de los escorpiones dependen de la especie a la que se haga referencia.

Pero, en general, el veneno del escorpión  es un potente neurotóxico, compuesto por una mezcla de agua, sales, pequeñas moléculas, péptidos y proteínas. 

El elemento responsable de la eficacia del veneno reside en una serie de toxinas peptídicas que corresponden a un grupo de entre 23 y 78 aminoácidos.

Un grupo de investigadores aislaron 200 toxinas peptídicas de una selección de 30 especies de escorpiones venenosos.

Concluyeron en que hay dos tipos de venenos,   de acuerdo con sus efectos en el organismo. Los venenos neurotóxicos (aquéllos que afectan a las uniones neuromusculares y son capaces de bloquear los principales canales iónicos- de sodio, potasio-cloro y calcio- de las cfélulas), y los venenos citotóxicos (aquéllos que causan necrosis en los tejidos).

¿Qué tipo de veneno posee el escorpión Tityus Trivitattus?

El veneno portado por los escorpiones del género Tityus es del tipo neurotóxico, que produce alteraciones en el sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal).

El aparato aguijoneador del escorpión consiste en un par de glándulas situadas en la base del último segmento de la cola, o telson, donde se encuentra una suerte de bulbo  y termina en un aguijón hueco, curvado y afilado.

Cuando el escorpión ataca levanta su cola sobre el cuerpo, inclinándola hacia adelante, formando un arco, para expulsar el veneno a través del aguijón lo hace contrayendo los músculos que rodean las glándulas depositarias del veneno. 

Tityus Trivittatus - Santa Fé - Argentina
Tityus Trivittatus – Santa Fé – Argentina
Autor: Walter L. Rohrmann

¿Por qué los escorpiones aguijonean varias veces?

Se ha descubierto que el veneno inyectado por un escorpión no es siempre el mismo.

La primera vez que el escorpión pica segrega un veneno, que se conoce como preveneno,  transparente y de menor toxicidad relativa (lo hace para paralizar sus presas pequeñas o para advertir de su peligrosidad y ahuyentar  al depredador).

Pero al picar de nuevo, y en picadas sucesivas, inyecta un veneno, de aspecto viscoso, opaco, lechoso y mucho más tóxico, que emplea para enfrentarse a peligros mayores.

Lo que no se sabe es cómo el escorpión discrimina el riesgo y administra los dos tipos de veneno.  

Los efectos de las picaduras de escorpión Tityus trivittatus

El veneno de los escorpiones resulta muy peligroso para las personas, pero generalmente es letal para los niños menores de cinco años o para la gente de tercera edad, que carecen de un sistema inmune fortalecido.

Y también  se complica en el caso de personas que padezcan ciertas enfermedades como diabetes o hipertensión.

Las personas picadas de escorpión siente un dolor muy intenso, una fuerte sudoración, el enrojecimiento en el área afectada por la picada, que se va hinchando progresivamente.

Luego sienten calambres y se comienzan a paralizar los músculos responsables de la respiración.

Los síntomas y la gravedad del cuadro clínico dependen de la potencia del veneno, de la especie del escorpión que picó, y hasta de la situación vivida por el propio escorpión: el veneno es menos potente o concentrado dependiendo de sí el escorpión acababa de comer o de cazar, o si era su primera inyección de veneno o no. 

Dependiendo de las circunstancias de la resistencia inmunológica del picado, de la rapidez y eficacia de su atención, y del uso  del antídoto correcto,   las personas pueden recuperarse.

Pero otros pueden sufrir un infarto al miocardio, o una grave insuficiencia renal, o un ictus (infarto cerebral o  ACV o trombosis, afectando los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro), o una enfermedad vascular periférica.  

Una sorprendente aplicación del veneno del escorpión  

El veneno de los escorpiones puede usarse para el desarrollo de fármacos  con propiedades antitumorales y capaces de reforzar el sistema inmune. 

Pero su aplicación más sorprendente es la relacionada con su acción sobre la barrera hematoencefálica (BHE). La BHE es una barrera protectora entre los vasos sanguíneos del cerebro y los tejidos celulares.

Esa barrera permita que fluya libremente la sangre al cerebro, pero impide el contacto de la mayoría de las sustancias que van  en el flujo sanguíneo  con las células cerebrales.

La función de la BHE es la de proteger al cerebro de sustancias extrañas, que pueden ser nocivas para el cerebro.

El problema es que entre esas sustancias van fármacos empleados en el tratamiento de pacientes con tumores cerebrales y de personas que padecen enfermedades neurodegenerativas, como Alzheimer o Parkinson.

La BHE está formada por células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos del cerebro, están estrechamente unidas entre sí e impiden el ingreso de moléculas extrañas al cerebro, donde viajan los fármacos.

Dejan pasar agua, iones, etanol, pero no algunas moléculas como proteínas (la base de muchos fármacos son proteínas). Pues bien, ¿qué relación tiene eso con el veneno del escorpión?

El veneno del escorpión está compuesto por neurotoxinas que son capaces de atravesar la BHE y alterar las células del sistema nervioso central.

Los investigadores han replicado la estructura química de las neurotoxinas contenidas en el veneno del escorpión para introducir fármacos al cerebro, metiéndole un “gol”, que puede ser muy beneficioso para  el tratamiento de pacientes con tumores cerebrales  y enfermedades neurodegenerativas.  

Bibliografía

  • Eze C.O., Ohvekwe F., Ekenze  O. (2014). Stroke as a rare consequence of scorpion sting  and scorpion. Annals of Tropical Medicine and Public Health.  Vol. 7 (4), 202-205. Fuente
  • González-Sponga, M.A. (1996). Guía para identificar escorpiones de Venezuela. Caracas: Cuadernos Lagoven. Fuente
  • Naukas (2011). El veneno de los escorpiones. Entomoblog, 25.11. 2011.  Fuente

Settings