Saltar al contenido

Cocodrilo o Caimán yacaré

abril 26, 2020

¿Con quien comparte su hábitat? ¿Dónde vive? ¿Está el peligro de extinción? Creencias relacionadas a los caimanes.

Caimán yacaré

El cocodrilo o caimán yacaré (Caiman yacaré) y el cocodrilo o caimán negro (Melanosuchus niger) son dos especies simpátricas, es decir, son dos especies que habitan o se superponen en el mismo hábitat,  las poblaciones no están geográficamente aisladas, y sus áreas de distribución coinciden parcial o totalmente, lo cual constituye una forma de especiación.

Así sucede en algunas partes de la Amazonía boliviana muy depredadas. En esos casos hay una mayor población de C. yacare  que de M. niger debido a los modos históricos de explotación y a los procesos de competencia que puede haber entre ambas especies. 

Por otra parte, se ha comprobado que la especie M. niger se recupera más lentamente que la C. yacaré, al menos es lo que se observó en lagunas alejadas del canal principal del río boliviano Ichilo, situado cerca de Puerto Villarroel, el principal puerto de desembarque  pesquero de Bolivia (Aguilera, Coronel, Oberdorff, Van Damne 2008).  

Antes de la década de 1950 las dos especies estaban ampliamente distribuidas en los cuerpos de agua de Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela.

Pero a partir de ese período el precio de la piel de los caimanes se incrementó notablemente, sobre todo en los mercados europeos y estadounidense, y aumentó la explotación del recurso, hasta llegar a la sobreexplotación de ambas especies (Ojasti 1996), llevándolos casi al borde de la extinción.  

Un programa de desarrollo sustentable con el caimán

En la Amazonía boliviana existen cinco especies de alligatóridos. Con uno de ellos, C. yacaré, se ha desarrollado un programa de desarrollo sostenible. Se trata de un programa nacional de aprovechamiento del lagarto, en criaderos, que ha fijado una cuota máxima anual de explotación de  50.000 ejemplares  de la especie, aunque, en la práctica, el promedio explotado no pasa de 30.000 cada año.

Son planes de manejo del reptil, establecido de común acuerdo con las etnias indígenas, que incluyen la cacería, el transporte y la comercialización  de manera legal, buscando beneficiar económicamente  a las comunidades indígenas, mientras se les enseña a conservar el recurso en el largo plazo. 

Se caza un número de ejemplares de acuerdo con un conteo realizado entre supervisores locales y representantes indígenas. Del total detectado, se caza (o “cosecha” como le dicen) el 25 %, y el resto, 75 %, se deja para su conservación. Por lo general se cosechan los ejemplares a partir de un tamaño de 1.80 m, que es alcanzado entre 3 y 8 años de vida. Se estima que un caimán puede vivir hasta los 12 años, y de 35 a 45 años en cautiverio. 

Mapa de distribución geográfica de Caimán yacaré
Achim Raschka CCBYSA

Las creencias relacionados con los caimanes 

Ninon Ríos  es una joven bióloga y máster  boliviana que ha estada relacionada con varios programas de investigación y de planes de conservación de los caimanes en la Amazonía boliviana.

Ella es una apasionada por el tema desde  hace varios años. Entrevistada por Mongabay Latam (05.08. 2019), Ríos  explica su interés por estos reptiles porque “son muy antiguos, y a lo largo de su historia evolutiva se han conservado muy parecido a sus ancestros”. 

Cocodrilo o caimán yacare
Cocodrilo o Caimán yacaré
Autor: Andreas Trepte CCBYSA

Revela que el caimán no es un animal agresivo, porque no viene a atacar a las personas, ni cuando tienen hambre. Dice que “muchas de las ideas que tenemos sobre ellos son equivocadas, porque, para empezar, son animales que no comen mucho. Hay reportes de accidentes porque las personas se descuidan”.

La carne del caimán se comercializa porque resulta difícil distinguirla de la carne de pollo en los mercados amazónicos y es promovida por los exponentes de la gastronomía amazónica de Bolivia. Ríos señala que los indígenas bolivianos tienen la creencia de que las lagunas grandes son cuidadas por grandes caimanes o sukirismoy.

Cuando estos caimanes son cazados, la laguna muere. La bióloga dice que quizás tengan razón. El caimán es uno de los mayores depredadores de la región, y están en la cúspide  de la cadena alimentaria. Por su elevada posición, ocupan un lugar central como regulador de la salud de las poblaciones de ese ecosistema. Si resulta muerto,  la laguna puede conocer graves problemas ambientales.

Otros cocodrilos o caimanes del Amazonas

Caiman blanco

Cocodrilo o Caimán blanco

Caiman negro

Cocodrilo o Caimán negro