Saltar al contenido

Frutas amazónicas

Descubre el poder curativo y alimenticio de las frutas del Amazonas

Para orientar al cybernauta en el exquisito y poderoso universo de las frutas amazónicas, lo organizamos de la siguiente manera:

El siguiente artículo sobre las frutas Amazónicas fue escrito por el profesor Rafael Cartay.

Frutas Amazónicas Nativas

Frutas amazónicas nativas las hay conocidas y desconocidas (o poco conocidas), algunos árboles frutales son cultivados mientras que otros siguen siendo silvestres.

La mayoría de las frutas amazónicas pertenece al segundo grupo.

En la medida en que nos adentramos en la selva, las frutas son menos conocidas y más silvestres. 

Frutas amazónicas silvestres.

(Que no se encuentran en los mercados…)

Los frutales originarios de la Amazonía son muy poco cultivados, porque no tienen una demanda solvente, y no hay demanda porque  son casi desconocidos. Por eso, no se les ofrece. Lo que completa el círculo vicioso de la ignorancia de la flora de la Amazonía y sus bondades.  

Squirrel monkey eating a fruit

En casi ningún gran mercado de las grandes ciudades de los países que forman parte de la cuenca se encuentran las frutas amazónicas.

Salvo, quizás en el Brasil, donde hay mega-ciudades en la región, como Manaos, Belem do Pará y otras (ver: Amazonas-Brasil).  E incluso en ellas, tal como relatan los escritores de Trayectorias en viaje, que se imaginaban el enorme mercado municipal de Manaos lleno de frutas, pescados y productos extraños, y “…encontramos nada de eso”.

Es una gran  biodiversidad que no se aprovecha para aumentar el bienestar humano,  y se queda dentro de las chacras y los huertos familiares de las comunidades nativas indígenas o en la espesura de la selva, sin que la conozcamos y disfrutemos.

Frutas del Amazonas cultivadas (famosas)

Son muy pocas las frutas amazónicas que se cultivan y  comercializan. Aparte de las que conocemos mucho, como la piña o ananá, la guanábana, la papaya, la guayaba, la palta o aguacate, o algunas especies de pasifloráceas como la maracuyá.

Corte transversal de la Pitahaya o fruta del dragón. Fuente: SMasters [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

Eso hace que la gastronomía amazónica  de restauración sea una suerte de cocina de culto, que solo practican cocineros de la región y dentro de ella.

Dificultad para los restaurantes amazónicos

Fuera de los países de la cuenca, y aún en éstos solo en algunas áreas, los auténticos restaurantes amazónicos son prácticamente inviables.

La razón principal de esta dificultad es que no se encuentran ingredientes frescos y de calidad para elaborar una comida honesta y representativa, por la falta de redes eficaces de distribución.    

Hay muchas frutas, la mayoría silvestres, que deben ser recolectadas.

Pero falta la cadena de valor  agroalimentaria, que comience con un eslabón integrado por recolectores indígenas que reciban remuneraciones justas por su labor, lo que la FAO llama un “trabajo decente”

Otra de las causas de la dificultad de conseguir los ingredientes amazónicos es la falta de una organización para la producción de productos orgánicos, por parte de cooperativas indígenas que las distribuyan o procesen, como productos orgánicos que son, sin excesivos intermediarios, hasta los centros de procesamiento o de acondicionamiento para ser llevadas a los mercados urbanos nacionales o para la exportación en sistemas de comercio justo. 

Y falta también el apoyo decidido de las universidades que, en programas de cooperación académica, estudien las características agronómicas y las propiedades nutricionales, medicinales y agroindustriales de las plantas amazónicas, y en particular de sus frutas. 

10 frutas amazónicas promisorias

Solo a manera de ilustración, presentaremos, en orden alfabético, solo de la A hasta la C (utilizando principalmente  los nombres comunes empleados en la Amazonía peruana), una decena de frutas amazónicas de gran interés como alimento, medicamento y como ingrediente para la cocina y la repostería, que pueden ser objeto de comercio nacional e internacional. 

Esa escogencia, aparentemente tan limitada, solo diez frutas en las tres primeras letras del abecedario, la hacemos para mostrar la enorme riqueza existente de frutas amazónicas, mayormente silvestres, que pudieran ser mejor aprovechadas en una puesta en valor de la biodiversidad amazónica,  con la activa participación de las comunidades indígenas nativas.  

1. La anona 

Rollinia Mucosa. Fuente: Rovin Laudin Alba Torres [Public domain]

La anona, anonilla, anón cimarrón o anón amazónico (Rollinia mucosa) es un árbol de hasta 10 metros de altura, cuya fruta es redonda y tiene un peso que oscila entre 300 y 1.300 gramos.

Su cascara es verde, que se vuelve amarilla al madurar. En su interior, presenta un 70 % de pulpa, de color blanco, jugosa, dulce y de consistencia gelatinosa (de allí su nombre científico).

Se consume generalmente como fruta fresca o se emplea para la elaboración de jugos, refrescos, helados y en repostería.

La fruta es acuosa, de 67 a 85 % de agua y rica en carbohidratos.

Esta especie tiene otras emparentadas, como la anona (Annona excelens) y el riñón (Annona squamosa), con propiedades organolépticas distintas.

2. Arazá

El arazá (Eugenia stipitata) o «guayaba brasilera», es un árbol pequeño, de hasta 3 m de altura, abundante en la selva baja.

Su fruto es una baya redondeada, de piel verde cuando está inmadura y amarilla al madurar, que presenta de 1 a 20 semillas en el fruto.

Su pulpa es abundante, y representa cerca del 70 % del peso del fruto. Contiene entre 90 y 94 % de agua, poco calórica. 

Se emplea para preparar jugos, helados, mermeladas, vinos, cocteles y en repostería.

Su consumo debe hacerse con precaución, porque debe utilizarse solo madura, pues verde es muy ácida y con muy poco aroma.

Otra es que su pulpa es poco resistente al calor, y al cocinarse más de cinco minutos pierde su sabor característico.

3. Borojó

Borojoa Patinoi. Jean-Luc Crucifix [CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)]

El borojó (Borojoa sorbilis) es un pequeño árbol, de hasta 6 m de altura, originario probablemente de la parte suroccidental del río Amazonas.

El fruto es una baya redonda, carnosa, con pulpa de color pardo y con numeroas semillas.

No es una fruta climatérica, pues no llega a madurar si es cosechada verde lo que restringe su comercialización. 

Borojo

La pulpa es pastosa, de color verde y de sabor agridulce.

Se emplea en la preparación de jugos, helados, mermeladas, compotas, dulces y vino.

La pulpa es rica en carbohidratos, fósforo y calcio.

Su consumo es popular en Colombia (Caali, el Cocó y Bogotá) y en Brasil (Belem do Pará).

Es muy parecido en su apariencia al fruto del huito  (Genipa americana).

4. Caimitillo

El caimitillo (Pouteria speciosa)  es un árbol elevado, de hasta 25 m de altura, de la familia de las sapotáceas, abundante en la selva baja, en particular en la Amazonía peruana y brasileña.  El fruto, ovoide o elipsoide, tiene una pulpa densa y gelatinosa, de color blanco amarillento, de sabor dulce y con un intenso aroma. Se consume generalmente como fruta fresca. No confundir con el caimito (Pouteria cianito).

Fruta de Abiu o Caimito. Fuente: Ana Magaldi [Public domain]

5. Caimito

El caimito o caimo (Pouteria caimito), también llamado abiu en brasil es un árbol que sobrepasa los 15 m de altura, de  unos 60 cm DAP. Su fruto es una baya globosa, ovoide, de 4 a 10 cm de largo, con una a cuatro semillas negras brillantes  en su interior.

La cascara es lisa, de color amarillo o verde amarillenta al madurar.

La pulpa es gelatinosa, translúcida o ligeramente blanquecina, de sabor muy dulce.

Se consume como fruta fresca, aunque el látex de la piel pega los labios produciendo incomodidad al consumirlo.

En algunas partes lo usan como analgésico y antibacterial. 

6. Camu camu

El camu camu, cacari o arazá de agua (Myrciaria dubia), fruta de gran interés por su riqueza en vitamina C,  teniendo en promedio unos 2.000 mg por 100 g de pulpa fresca, pero solo estando la fruta verde, porque su contenido en vitamina C se reduce mucho al madurar. 

Camu-camu. Fuente: Agroforum Perú [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Se trata de un arbusto de hasta 3 m de altura, muy ramificado, abundante en la Amazonía peruana.

Arbol de Camu-camu a orillas de una quebrada. Fuente: LeRoc [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)]

El fruto es una baya esférica, blanda, de color rojo a violeta al madurar, parecido a la cereza madura del cafeto.

La pulpa es carnosa, ácida, aún más ácida cuando verde, y de color rosado, que va intensificando el color en la medida en que madura.

Crece en áreas inundables, cerca de los ríos, por lo que es un alimento usual para los peces frugívoros, como la gamitana (Colossama macrocarpum).

Es un fruto climatérico, y se cosecha pintón, manualmente,  desde canoas en los caños o en las zonas inundables.

Se emplea para elaborar refrescos,  helados, vinagre.

Para hacer mermelada, su pulpa se mezcla con la de otras frutas como la piña.

La fruta se consume mucho en la Amazonía baja, como Iquitos, Pucallpa.

Los especialistas la consideran la fruta con mayor potencialidad agroindustrial en la Amazonía, y hacia allí se han dirigido muchas investigaciones desde la década de 1990.

No obstante, es una especie silvestre, que ha estado amenazada por la sobreexplotación, sin que se haya motivado su cultivo comercial.

camu-camu

7. Nuez de Brasil

La castaña del Brasil, mejor conocida como Nuez de Brasil, jubia o juvia, (Bertholletia excelsa) es otro de los frutos más promisorios de la Amazonía.

Es un árbol silvestre, muy elevado, de hasta 60 m de altura, ampliamente distribuido en toda la cuenca amazónica.

Árbol de la castaña del brasil Brazil Nut o Bertholetia excelsa. Fuente: mauroguanandi [CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0)]

La nuez del brasil, considerado un fruto seco, es una cápsula esférica, o ligeramente achatada, que contiene una almendra de color blanco lechoso, recubierta por una epidermis de color marrón.

Los frutos caen al suelo al madurar, desde una altura, que sobrepasa lo 40 metros.

Su recolección puede ser una actividad muy importante para las comunidades indígenas nativas, que pueden comercializar este fruto en mercados externos, aduciendo dos cosas: una, que se trata de un producto netamente orgánico, y la otra, que es un producto de recolección, no extractivo,  que ayuda a conservar la sostenibilidad ambiental en la región.

Composición con aceite y nueces de la Castaña del Brasil. P. S. Sena [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Es un fruto de una corteza leñosa y de gran dureza, que se parte localmente con golpes de machete o con una prensa, ocasionándole algunas veces daños en su apariencia.

La almendra es muy apreciada por sus valores nutricionales.

Se consume al natural o como ingrediente en la elaboración de helados, dulces, galletas y panes.

La leche, extraída triturando su almendra, se emplea en la elaboración de algunos platos típicos regionales, en especial en Manaos.

La literatura especializada informa que su almendra es rica en grasas y en proteína, pues contiene los ocho aminoácidos esenciales. 

8. Charihuelo

El charihuelo, bacurí pequeño, kamururo (Garcinia  macrophylla) es un árbol de hasta unos 25 m de altura.

Su corteza, pardo oscura, desprende una densa resina amarillenta.

La  madera de su tronco es estimable para ebanistería y para hacer pisos.

Su fruto es una baya alargada de un poco menos de 10 cm, verde amarillento, con una pulpa blanca de sabor ácido, y agridulce cuando madura bien, que se emplea para preparar refrescos, helados y mermelada. 

9. Cocona

La cocona, tupiro, túpiro (Solanum sessiliflorum) es una planta nativa de las vertientes orientales de los Andes, pero ampliamente distribuida en todos los países de la cuenca amazónica.

De la familia de las solanáceas, se parece un poco al tomate por dentro.

Alcanza hasta 2 m de altura.

Su fruto es ovoide o esférico, de piel suave, de color amarillo, presentando  una pubescencia suave y fina, o de color rojizo.

La pulpa es amarilla y acuosa, con un sabor ligeramente ácido, y con numerosas semillas como las del tomate.

La pulpa se usa en la preparación de jugos, compotas, mermeladas y jaleas. También se la consume como ingredients de ensaladas o encurtido o acompañando el ají charapita en el ají de cocona, una salsa picante muy popular en Iquitos.

También se preparan bebidas que mezclan frutas amazónicas poderosas como esta que mezcla coco, cocona y aguaje.

10. Copoazú

El copoassú, cupuasú o cacao blanco (Theobroma grandiflorum) es un árbol de hasta 18 m de altura, originario del bosque tropical húmedo amazónico.

Ohh cupuacu how i love thee

Su fruto es una drupe-baya de forma elipsoidal u oblonga, de 12 a 25 cm de largo y un peso promedio de 1,5 kg. El fruto contiene de 20 a 25 semillas envueltas en una pulpa blanca, amarillenta, de sabor acidulado o dulce.

Los frutos de los árboles silvestres al madurar caen y se recogen del suelo.

La pulpa es muy perecedera, y debe ser utilizada en menos de cinco días tras su recolección.

Se emplea para hacer refrescos, néctares, helados, mermeladas, gelatinas, compotas, dulces, yogur y licor.

Con la semilla tostada y molida se elabora un polvo de color blanco llamado cupulate, cuyas características organolépticas y nutritivas se asemejan a la del chocolate.

Y hay más, muchas  frutas amazónicas más…

Aparte de estas diez frutas seleccionadas, hay muchas otras como la guaba, inga, bejuco o rabo mico (Inga edulis), cuyo fruto es una vaina alargada con semillas recubiertas de una pulpa blanca, suave y dulce. O el huito (Genipa americana), árbol alto cuyo fruto es una baya esférica, de pulpa blanquecina, de sabor agridulce.  O el indano, nanci, yoco, maricas (Byrsonima crassifolia), un arbusto cuyo fruto es una pequeña drupa globosa, de pulpa suave, agridulce y aceitosa. O la lucma, fruta huevo o caimo (Pouteria macrophylla), cuyo fruto s una baya redondeada, de pulpa amarilla, de sabor dulce e intenso aroma. O el metohuayo, cacay, tacay, palo de nuez (Caryodendrum orinocensi), árbol alto, cuyo fruto es una cápsula que contiene una almendra, con sabor parecido al maní, que se come cruda, tostada, frita o hervida, con sal. O la pitanga o cereza de Surinam (Eugenia uniflora), árbol pequeño, cuyo fruto es una baya, de pulpa jugosa, agridulce, aromática. O la pitomba (Talisia esculenta), que produce una baya, con sus semillas envueltas en un arilo blanco que se consume al madurar el fruto. O el sachamango o sacha mangua (Grias neuberthii, G. marañonensis), árbol alto,  cuyo fruto tiene  una pulpa blanca, rica en vitamina A, que se consume en fresco, asada o hervida. 

Y muchas otras frutas amazónicas, con las que, en su mayoría, se pueden preparar jugos, compotas, mermeladas, helados, dulces, etc.,  que pueden ser la base de emprendimientos que valoricen la gran diversidad de nuestro bosque amazónico. 

¿Qué es una fruta «exótica»?

Nos gustaría hacer una breve aclaratoria con respecto al término «exótico» con el que algunos usuarios buscan información en internet, efectuando búsquedas tales como: «frutas exóticas del amazonas».

El término exótico según la RAE se refiere a:

1. adj. Extranjero o procedente de un país o lugar lejanos y percibidos como muy distintos del propio.

Real Academia Española / https://dle.rae.es

Por lo cual será correcto decir «frutas exóticas del amazonas» si estamos en Europa, en Asia, en África, en Oceanía o en cualquier país de América que no comparta territorio Amazónico.

Pero si un habitante o ciudadano de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú o Venezuela usa el epíteto de «exótico» para referirse a algo que es común y originario de estos países estará incurriendo en un error terminológico.