Saltar al contenido

Peces del Amazonas.

Especies extraordinarias, comerciales y mitológicas.

Los peces del Amazonas representan el 15% de todas las especies de peces de agua dulce del planeta. Los hay gigantes cual monstruos de río como el pirarucú o paiche y diminutos como el pez pluma.

Nota: si acaso buscas aquí al delfín rosado o al manatí (también llamada vaca de río) te invitamos a buscarlos entre los mamíferos del Amazonas. Puesto que estos animales dan de mamar y son de sangre caliente, no se los considera como peces.

La riqueza en peces en todos los países de la cuenca amazónica es indudable. 

Los peces son el grupo más numeroso dentro de los vertebrados, estimándose una existencia de cerca de 20.000 especies en el planeta. 

La cuenca amazónica es propicia a esa riqueza, por constituir  una intrincada red de numerosos ríos, de diferentes caudales y características que se expresa en una elevada diversidad de especies indígenas. 

Biodiversidad de peces del Amazonas

Las estimaciones sobre la biodiversidad de peces de la Amazonía la sitúan entre 2.500 a 3.000 especies, lo que representa cerca de un 15 por ciento de las especies de  agua dulce existentes en el planeta.  

Esa enorme riqueza ictiológica obedece a varios factores.

¿Por qué hay tantas especies de peces del Amazonas?

Para algunos especialistas,  esa riqueza y diversidad es el resultado de que unas 200 a 300 especies piscícolas se constituyeron en un grupo base o fundador de un proceso evolutivo que tuvo lugar durante millones de años, en correspondencia con los cambios que ocurrían en la cuenca. De esta manera se logró alcanzar la riqueza ictiológica actual, que supera, según los más recientes registros,  las 2.000 especies de peces. 

La unión de 2 cuencas colosales.

Otro elemento que contribuye a explicar la amplia diversidad de especies existentes es la conexión entre dos grandes cuencas, la Amazonía y la Orinoquía, distintas en su formación y antigüedad, y aparentemente separadas. 

Rio Orinoco e Canal do Cassiquiare, Venezuela

Julio Verne y el “Soberbio Orinoco”

La posible conexión entre esas dos cuencas, que los indígenas conocían desde tiempos inmemoriales, fue objeto de controversias teóricas, de exploraciones y de inspiración para novelistas como Julio Verne, que escribió El soberbio Orinoco, publicado por entregas entre enero y diciembre de 1898 en una revista francesa. 

Esa conexión es el resultado del desborde, en época de creciente, del Río Blanco, tributario del Río Negro, que pertenece a la cuenca amazónica. 

El Río Blanco desemboca en el río Esequibo que, a su vez, fluye hacia el océano Atlántico. Anteriormente hubo otra conexión: la del río Cuyuní, afluente del Esequibo, con el río Orinoco, que funcionaba como el canal que permitía el paso de los peces del Amazonas hacia la Orinoquía. 

Otros factores que influyen en la biodiversidad en los ríos amazónicos

Otros especialistas señalan que la distribución de los peces en la cuenca sigue un patrón caracterizado porque la riqueza ictiológica varía, disminuyendo aguas abajo, y de oeste a este (lo que se intensifica con el cambio de curso del río Amazonas hace millones de años).

PESCARIA NO RIO GUAPORÉ 2012

La riqueza en peces aumenta de acuerdo con la temperatura del agua  y la disponibilidad de energía alimentaria, y disminuye en relación con el aumento de la elevación y del gradiente, dificultando las condiciones del hábitat (Agencia Iberoamericana para la difusión de la ciencia y la tecnología 2019).

Todos esos elementos son responsables de la gran riqueza ictiológica de la cuenca amazónica.

Especies compartidas: algunos nombres científicos y comunes.

Esa relación fue ampliada por la “captura” de áreas de la cuenca de la Orinoquía por parte de la Amazonía. 

Eso hace que muchas especies sean comunes a las dos cuencas, tales como (para nombrar sólo unas  pocas): Arapaima gigas, Pseudoplastytoma fasciatum, Astronotus ocellatus, Prochilodus nigricans. 

Especies que, al darle sus nombres comunes, se nos hacen familiares. Por ejemplo:

  • Arapaima gigas es conocido como paiche en Ecuador, Perú y Venezuela, y como Pirarucú en Brasil y Colombia, 
  • Prochilodus nigricans, llamado boquichico en Perú, curimata en Brasil, y bocachico en Colombia, Ecuador y Venezuela. 

Las principales especies de peces de la Amazonía capturadas en la pesca comercial

Las principales especies de pescado  desembarcadas en los terminales de pesca amazónicos son el boquichico, la sardina, la manitoa, la doncella, la lisa y la llambina (Cartay 2016: 129-131).

No obstante, la variedad de pescados capturados en volúmenes significativos es mucho mayor.

Entre las otras especies se encuentran la corvina, la chambira, el paco, el maparate, la palometa, la mota, la ractacara, la yulilla y otros más.

El pirarucú o paiche (Arapaima gigas).

Otras especies de peces, como el paiche o pirarucu (Brasil),  el de mayor tamaño y peso en toda la Amazonía, vive y es capturado en las aguas lénticas, y en particular en las cochas. 

El boquichico (Prochilodus nigricans)

El boquichico, bocachico o curimata (Br.) (Prochilodus nigricans) es la especie más capturada en los ríos amazónicos empleando la modalidad de pesca comercial.

Además es la cuarta especie  más cultivada en las piscigranjas de la Amazonía. Está distribuida ampliamente tanto en la cuenca del Amazonas como en la cuenca del Orinoco.

Es un pez micrófago o iliófago, que en su madurez alcanza una longitud de  22 a 28 cm. Su contenido en ácidos grasos saturados y poliinsaturados va del 5 al 6 por ciento, y de proteína entre el 15 y el 19,4 por ciento.

Es una especie de rápido crecimiento y poco exigente en su alimentación. Si se agrega el hecho de que se adapta fácilmente al cautiverio, resulta muy estimada para la piscicultura.  

La sardina (Triportheus angulatusi)

La sardina (Triportheus angulatusi) se encuentra distribuida en toda la cuenca amazónica, abundante en algunos ríos como el Amazonas, el Putumayo, el Caquetá, el Guaviare. 

Sardina pilchardus. Fuente: Etrusko25 [Public domain]

Su cuerpo es pequeño, alargado, fusiforme, comprimido, de coloración gris plateada. Posee escamas. Es migratoria, omnívora y desova en la época de la creciente de los ríos. 

Es una especie muy popular para el consumo en las comunidades nativas, ya que resulta apropiada para sopas y para asarla envuelta en hojas. Su tamaño va de 15 a 25 cm, y su peso promedio es de 250 g. 

Su contenido en grasas es bajo, mientras que el de proteína oscila entre 14 y 19 por ciento.

La manitoa (Brachyplastystoma vaillanti)

La manitoa, bagre, pirabutón, valentón,  grivamutada (Br.) (Brachyplastystoma vaillanti) es una de las especies de bagre más conocidas, caracterizada por su cuerpo deprimido, la cabeza larga y grande, los ojos pequeños y saltones, la presencia de espinas de sostén en las aletas y largas barbas maxilares.

Bagre Marinus. Fuente: Francis de Laporte de Castelnau [Public domain]

Su voracidad lo lleva a alimentarse de peces pequeños. Presenta ua coloración grisácea en el dorso y blanquecina en el vientre. Se reproduce cuando se inicia el período de creciente de los ríos.

Nutricionalmente es bajo en grasas y elevado en proteínas, variando entre 15,3 y  17,7 por ciento. 

La doncella (Pseudoplastytoma fasciatum)

La doncella, bagre rayado, sorumbim (Br.) (Pseudoplastytoma fasciatum), es un pez del grupo de los bagres, que presentan una longitud superior a los 72 cm.

Doncella, bagre rayado o Pseudoplatystoma-fasciatum Fuente: Chrumps [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Este pez, en particular, llega a medir unos 130 cm de largo y a pesar unos  20 kg. Su piel es lisa, sin escamas, y su cuerpo presenta una coloración gris en el dorso y flancos, y color claro en el vientre.

Su cuerpo está atravesado por bandas oscuras transversales, justificando su nombre de bagre rayado. Es un pez carnívoro, que se alimenta de peces. Desova durante el ciclo hidrológico correspondiente a la media creciente.

Es un pez graso, rico en grasas mono y poliinsaturadas, y con un contenido proteínico entre 15,8 y 19,8 por ciento.

En zonas cercanas a explotaciones mineras, de oro, que lanzan residuos a los ríos, se ha detectado la presencia de altos valores de mercurio, cercano a los límites permisibles. 

La lisa (Schizodon fasciatus)

La lisa (Schizodon fasciatus) es una especie abundante en todos los ríos de la cuenca amazónica, en especial en los de corriente rápida.

Es un pez herbívoro, migratorio, que desova  durante el período de creciente de los ríos.

Schizodon fasciatus

Su cuerpo es alargado, robusto, con cabeza pequeña y ojos relativamente grandes, que termina en una cola bifurcada, que indica su riqueza en ácidos omega. Su contenido proteínico varía entre 14,6 y 19,0 por ciento.

La llambina(Potamorhina altamazonica)

La llambina, yaguarachi (Potamorhina altamazonica) es un pez abundante en la baja Amazonía, de unos 19 a 30 cm de largo, con cuerpo alargado y comprinido a los lados, con un color mayormente plateado, que contiene  3,6 por ciento de grasa y es rico en proteína, entre 16,21 y 18,62 por ciento.

Es una especie migratoria estacional, de acuerdo con sus hábitos de alimentación y de reproducción, desovando en la fase de media creciente de las aguas.   

Y algunos de los otros…

Aparte de estos peces que aparecen como los más capturados en la pesca commercial, hay otros de importancia para el consumo de las poblaciones indígenas y mestizas, ribereñas o no, como el acarahuazú (Astronotus ocellatus), la corvina  (Plagioscion squamosissimus), la chambira (Rhapiodon  vulpinus), la gamitana  (Colossoma macropomum), el paco (Piaractus brachypomus), el maparate (Hypophthalmus marginatus), la palometa (Mylossoma duriventris), la mota (Pinirampus pinirampu), el paiche (Arapaima gigas), la paña o piraña (Serrasalmus elongatus) la ractacara (Psetrogaster  amazonica), el tucunaré o pavón (Cicla monoculus), el yaraquí (Semaprochilodus spp.), la yulilla (Anodus elongatus), el zúngaro (Plagioscion auratus) y muchas otras especies más. 

Referencias

Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología. 2019. La disminución de peces del Amazonas disminuye de oeste a este. dicyt.com/noticias/ la-diversidad-de-peces-disminuye- de-este-a-este. Bolivia, 12 Septiembre 2019.

Cartay, R. 2016. La mesa amazónica peruana. Ingredientes, corpus y  símbolos. Lima: Universidad de San Martín de Porres. 

Renno, J-F. et al. 2011. Biología de las poblaciones de peces amazónicos y piscicultura. Nuñez J., Chu-Koo F., Porto J., García-Dávila C.R. (eds.). Comunicaciones del II Coloquio Internacional de la Red de Investigación sobre la Ictiofauna Amazónica, 28-30 de Octubre de 2009, en Manaos, Brasil.