Saltar al contenido

Peces ornamentales

agosto 16, 2020

Peces ornamentales: Biodiversidad, explotación, mercado de los peces ornamentales, ¿cuáles son los peces ornamentales del Amazonas?

Peces Ornamentales

Los peces ornamentales son en su mayoría de no consumo; sin embargo se dan casos en que estos también son apreciados por su colorido y belleza.

La riqueza de la cuenca de la Amazonía reside en su gran biodiversidad. Por estar situada en el radio de influencia de la línea ecuatorial recibe una intensa energía solar todos los días del año.  

La energía solar es la fuente de la vida en nuestro planeta. Los países que están situados sobre la línea ecuatorial, una línea imaginaria que divide a la Tierra en dos hemisferios, y donde caen los rayos solares de  manera casi perpendicular  a la superficie del planeta, tienen una gran riqueza en biodiversidad.

Biodiversidad y peces ornamentales

Los países que conforman la cuenca amazónica, la mayor pluviselva tropical del mundo, son países megadiversos en flora y fauna.

Entre esa rica fauna,  está la de los peces de agua dulce y  otros animales acuáticos. En la cuenca combinada Amazonía-Orinoquía  habita más de un 15 % de toda la fauna de agua dulce del mundo, en consonancia con su abundancia de recursos hídricos.

Se estima que en el mundo hay registrados cerca de 30.000 especies de peces (las estimaciones van desde  27.000 hasta 34.000), tanto de agua dulce como de agua salada.

De ese total, cerca del 43 % son de agua dulce, unas 17.200 especies, tomando como base la cifra de 30.000 especies.

¿Dónde se ubica la mayor concentración de peces?

La mayor concentración de especies de peces dulceacuícolas está en la Amazonía, estimada en 2.500, lo que representa un 15 % del total mundial. 

No obstante, su explotación se dirige especialmente a la pesca comercial para el consumo humano.

Esa enorme riqueza en diversidad de especies se concentra mayormente en dos órdenes: characiformes y siluriformes.  

La abundancia en variedad y cantidad de peces de la cuenca amazónica es consecuencia de varios factores. El primero es que la Amazonía, junto con la Orinoquía, conforman la mayor pluviselva tropical del planeta, que concentra, además, el mayor reservorio de agua dulce conocido.  

Allí se creó la base de unas 200 a 300 especies de peces que actuó  como un  grupo para  el desarrollo de un singular  proceso evolutivo que ha venido ocurriendo  desde hace millones de años.

Se creyó durante mucho tiempo que esas dos cuencas eran distintas en su formación y antigüedad, y que estuvieron aparentemente separadas,  hasta que se descubrió su conexión.

Esa canal de mediación entre las dos cuencas fue aprovechada como corredor por las especies piscícolas migratorias.

Molly Negro
Molly Negro
Marrabbio / CCBYSA

Eso hace que en las dos cuencas hayan muchas especies comunes.  El segundo factor es que la cuenca amazónica-orinoquense, a diferencia de la mayoría de las otras cuencas  hidrológicas del mundo, está surcada por numerosos ríos, algunos de ellos de gran longitud y caudal.

En sus canales principales las especies de peces siguen un patrón de comportamiento muy influenciado por el hecho de que la riqueza en especies va cambiando aguas abajo, en ríos de gran longitud y caudal, y en la medida en que transcurre de oeste a este.

La riqueza aumenta de acuerdo con la elevación de la temperatura del agua y de la disponibilidad de energía alimentaria, mientras que disminuye con la  elevación y la gradiente.

Peces ornamentales explotación

Esa enorme diversidad piscícola puede ser explotada por la pesca comercial para el consumo y  para el ornamento, con destino al mercado interno y externo.

Desde allí, entre los años 2000 y 2010, el Perú exportó unos 6.600.000 ejemplares de peces ornamentales, perteneciente a unas 400 especies, produciendo más de 2 millones y medio de dólares cada año.  

La práctica corriente de extraer directamente peces de los cuerpos de agua amazónicos para exportarlos como peces ornamentales ejerció  una presión considerable que puso en peligro la sobrevivencia de algunas especies, como el neón tetra (Paracheirodon innesi), que fue durante mucho tiempo el pez más explotado con propósitos  ornamentales, tal como sucedió en la región Loreto, en la Amazonía peruana, donde más de 5.000 familias conseguían su sustento en esa actividad.

Ante el crecimiento de la demanda internacional de peces ornamentales, en un mercado mundial que ha venido aumentando sostenidamente desde la década de 1980, se optó por ajustar la oferta a criterios de sostenibilidad ambiental.

¿Cómo se modificó la producción de peces ornamentales?

Pasando de una actividad meramente extractiva a otra que empezó a producir  peces ornamentales en cautiverio,  en sistemas que combinan la producción de peces y de plantas en condiciones controladas, que llaman acuaponia, un camino que había sido abierto por los países asiáticos exportadores de peces ornamentales, tales como Japón y Taiwán.  

Ahora se sabe mucho más  sobre el pez ornamental: hay inventarios detallados por regiones, en especial en los países importadores, como Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido y en los grandes países asiático con larga tradición en la actividad.

Osteoglossum bicirrhosum - Arowana Plata
Osteoglossum bicirrhosum – Arowana Plata
Qwertzy2 / CC BY-SA

Y se conocen más sobre las condiciones de su cría, su adaptación al confinamiento, sus dietas artificiales, sus enfermedades y las combinaciones más convenientes para juntarlos en un ambiente común (Ng 2016).  Y sobre los impactos de su extracción, diferenciando entre la extracción directa del río de hábitat y de estanques donde nacen y se reproducen en condiciones artificiales.

En este último caso se está desarrollando una cada vez mayor manipulación genética de los especímenes, que ha dado lugar al “pez transgénico”, para crear condiciones que resulten más atractivas y convenientes para su crianza en acuarios y en estanques de jardín a cielo abierto.

El mercado del pez ornamental

Un pez ornamental es un organismo vivo mantenido en un acuario con propósitos ornamentales.

En la práctica, la denominación incluye peces, corales, crustáceos, moluscos y equinodermos.

Es considerado un hobby practicado por millones de seguidores a escala planetaria, y que, desde 1985, ha crecido a una tasa promedio anual del 14 %.

Un crecimiento espectacular que produce más de 900 millones por año a nivel de mayoristas, pero que, a nivel de minoristas, arroja ingresos que superan los 3.000 millones de dólares anuales.

Dey (2016) señala que  los peces ornamentales se comercializaban en más de 125 países, por un valor de exportación de 347,5 millones de dólares, sin incluir los equipos,  alimentos y servicios de salud relacionados con la cría y mantenimiento. 

En Estados Unidos, había en 2013 más de 7,2 millones de hogares con acuario, y unos 3,2 millones de hogares en la Unión Europea (Ghosh et al 2014).

En  2015 eran comercializadas más de 2.500 especies de peces ornamentales, provenientes en su mayoría de las regiones tropicales y subtropicales y originario, en un 60 %, de los países en desarrollo (Ghosh et al 2014, Dey 2016). 

No obstante, el mercado de peces ornamentales de agua dulce es dominado por unas 30 especies,  en las que destacan las especies guppy y neón tetra , que representan cerca del 25 % del volumen del mercado y cerca del 14 % del valor total (Luján-Monja 2018).

¿Cuáles son los peces ornamentales del Amazonas?

Los peces más demandados a escala mundial son, actualmente,  el pez barbo tigre, el molly, el platys, el tetra fantasía, el betta y el guppy.

Entre las familias de peces más empleadas para las producción y comercio con fines ornamentales están Cihlidae, Poeciilidae, Characidae, y Osphronemidae.

El pez ornamental se ha convertido en la mascota más popular, aunque sea una mascota más pasiva de lo corriente y que no participa directamente del contacto con el dueño. 

Ahora se sabe que no es lo mismo tener un pez extraído directamente de su medio natural y llevado a una pecera, que otro criado previamente en cautiverio y que se ha ajusta más fácilmente a los pequeños espacios, a ambientes menos oxigenados y a la alimentación artificial.

Eso es importante, porque ahora cerca del 890 % de los peces de acuario son peces de agua dulce, que son cada vez más objeto de cultivo fuera de su ambiente natural.

Hasta hace poco los peces ornamentales eran extraídos de esa forma, pero las cosas   están cambiando en países como Colombia, Brasil, Perú y otros países amazónicos, que han establecido sistemas de granjas acuícolas para la producción de peces ornamentales. 

Así sucede con algunas especies como el pez disco en Brasil. Perú que llegó a exportar el 30 % del volumen total de los peces ornamentales del subcontinente, cubriendo la demanda de unas 12 especies de peces ornamentales como arahuna (Osteoglossum bicirrhosum) o el zúngaro tigre (Brachyplatystoma tigrinum), del cual un solo ejemplar vendido en Europa puede alcanzar más de 300  euros o 400 dólares en Estados Unidos.

En el año 2000 la exportación de solo esta especie le generó al Perú más de 65.000 dólares. 

El desarrollo de granjas de cultivos de peces ornamentales, aparte de que reduce de manera significativa la presión sobre el recurso en sus hábitats naturales, constituye una alternativa idónea de emprendimiento para muchas familias rurales de bajos ingresos (Schwerdtner et al 2014).  

Se trata de una actividad económica que se realiza en espacios pequeños, que puede realizarse con la mano de obra familiar y que no implica una gran inversión económica, muy conveniente para ofrecer un ingreso económico para poblaciones de bajos ingresos (Ghosh et al 2014, Nithingale et al 2017).

Aparte de  que, según  (Macedo et al 2016), los peces ornamentales producidos en cautiverio tienen mayor colorido que los extraídos de los hábitats naturales.  

Bibliografía

  • Cala-Cala P. 2019. Medio ambiente y diversidad de peces de agua dulce de Colombia. Bogotá: Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. 
  • Ghosh A., Mahapatra B.K., Datta N.C. 2014. Ornamental  fish farming successful small scape aqua business in India, Aquaculture Asia. https: //research gate.net/publication 1237254204_Ornamental_fish_farming_successful_samll_scape_aqua busineess_in_India.
  • Kumari A., Kumar S., Kumar A. 2017.  Study of life compatibility and growth of select ornamental fishes under Aquarium in Sanjay Gandhi Biological Park. Int.J.Curr. Microbio. App.Sci. Vol. 6 (12), 3166-3172.   
  • Lujan Monja, M.B. 2018. Acuicultura de peces ornamentales: una oportunidad de desarrollo de las comunidades. El Acuicultor, 15.04. 2018.
  • Meceda-Veiga A., Domínguez-Domínguez O., Escribano A. Alacid J., Lyons J. 2016. The aquarium hobby: can sinners become saints in fresh wáter fish conservation? Fish Fish  17, 860-874.
  • Monticini P. 2010. The ornamental fish trade. Production and commerce of ornamental fish. Rome: FAO, Vol. 102.
  • Ng C. 2016. The ornamental fresh water fish trade in Malaysia. OTRA. Agriculture Science Journal, Vol. 2 (4), 7-18.
  • Pawar N. 2017. A producer company. An ideal value chain model for ornamental fish trade.  International Journal  of Fisheries andd Aquatic Studies. 5 (6), 115-120.
  • Ornamental Aquatic Trade Association (OATA). 2017. EU Ornamental Fish Imports & Exports Statistics 2016.
  • Raja S., Babu T., Nammaluar C., Thommon C., Dinesh K. 2014. Potential of ornamental fish culturee and marketing strtegies for future prospects in India. Int. J. Bioci. Nanosci.  Vol 1 (5), 119-125.
  • Sánchez-Riveiro H., García-Vásquez A., Vázquez J., Alcántara F.  2011. Peces Ornamentales Amazónicos. Catálogo 2011. Iquitos: IIAP.
  • Scwerdtner K., Lorel D., Werner E. 2014.  Fishing the last frontier.  Introduction of the marina Aquarium  trade and its impact  in local fishing communitiess in Papua New Guinea. Marine Policy. Vol. 44, February.  279-286.
  • Tello-Martin S., Cánepa La Serna J.R. 1991.Estado actual de la explotación de los principales  peces ornamentales de la Amazonía Peruana. Folia Amazónica.  IIAP., Vol. 3, 107-120.
  • Tolga M. 2018. Determination  of lobbyist preferences for live bearers  ornamental fish atributes by conjoint analysy. Turkisk Journal of Fisheries and Aquatic Sciences. 18, 119-126.