Saltar al contenido

Serpiente terciopelo

mayo 21, 2020
Serpiente terciopelo

La serpiente terciopelo (Bothrops asper) es una serpiente crotalina muy venenosa, que se encuentra presente en una diversidad de ambientes: en los bosques húmedos tropicales, bosques perennes y hasta en unas regiones más secas como en los bosques tropicales caducifolios.

Su distribución va desde el sur de México, sigue a lo largo de la América Central y en la América del Sur, en Colombia, Venezuela, Ecuador y hasta el norte de Perú, en Tumbes.

En todas partes es famosa por su letalidad, que solo tiene parangón en las tierras bajas americanas con la B. atrox y la víbora de cascabel (Crotalus durissus).

Pero casi siempre en tierras bajas, de 0 a 1.200 msnm, aunque se la ha encontrado en tierras altas de Venezuela y Colombia, entre 2.500 y 2.600 msnm. Su flexibilidad adaptativa, que la lleva a incursionar en campos de cultivo y en las casas de pobladores en busca de roedores, su presa favorita, ha jugado en contra de su conservación, porque es considerada un peligro, como en efecto lo es en las proximidades a asentamientos humanos, y es eliminada.   

La serpiente terciopelo recibe muchos nombres, en correspondencia con las diferentes regiones donde se encuentra presente: cuatro narices en México, barba amarilla en Guatemala, serpiente equis o equis en Panamá y Ecuador, terciopelo  en varias partes, y especialmente en Costa Rica y Venezuela, mapaná o talla equis (Colombia).

De ordinario hay mucha confusión entre esta especie y B. atrox, conocida como barba amarilla, e inclusive con B. colombiensis

Comportamiento de la serpiente terciopelo

La serpiente terciopelo es muy nerviosa e irritable. Acostumbra descansar debajo o confundida con la hojarasca.

La mayor cantidad de accidentes, algunos fatales si no atiende el caso a tiempo, es porque alguien descuidadamente las pisó.

Son muy rápidas y se levantan para morder, lo que les permite morder a su víctima humana por encima de la rodilla. E inclusive pueden expulsar su fuerte veneno, como chorros finos,  desde la punta de sus colmillos hasta una distancia de casi 1,8 m.

La serpiente cuatro narices es de hábitos nocturnos, y es un animal terrestre, rara vez se trepa a los árboles. Cuando están jóvenes, tienen cierta tendencia a subirse a los árboles,  pero no de adultos. 

Young Terciopelo (Bothrops asper)

De ordinario, no ataca sin haber sido previamente molestada. Y hasta trata de huir, pero es temible cuando se ve acorralada y obligada al enfrentamiento.

Los especialistas aconsejan dejarla ir, sin intentar matarla, porque es muy agresiva. 

Características de Bothrops asper

La especie presenta un marcado dimorfismo sexual. La hembra es más larga, gruesa y pesada  que el macho. La hembra llega a medir de 1,85 a 2,5 m, y a pesar unos 6 kg.

El macho, en cambio, es más pequeño, pues mide de 1,4 a 1,80 m, y menos pesado.

La cabeza de  la terciopelo es muy definida, con su forma triangular. La cabeza de la hembra es de dos a tres veces más grande que la del macho, y también sus colmillos, que llegan a medir unos 2,5 cm de largo. 

El color de la piel de la terciopelo presenta varias tonalidades de marrón, gris oscuro o tonos de café,  que se torna amarillo pálido en la parte inferior de la cabeza. 

La serpiente tiene una serie de pequeños triángulos de ambos lados del cuerpo.

Una de sus particularidades más importantes de la especie es que tiene, a cada lado de la cabeza, una fosa o depresión llamada foseta loreal, localizada entre el ojo y el hocico, que usa la serpiente para detectar las potenciales presas que emitan radiaciones infrarrojas.

La foseta loreal o cavidad termorreceptora  le sirve a las serpientes crotalinas para percibir a distancia, y aún en la más completa oscuridad, para percibir a los animales que se alimentan del calor irradiado por sus propios cuerpos.

No es exclusiva de la serpiente terciopelo porque esa foseta la poseen varios géneros de la familia Viperidae.

Bothrops asper

Reproducción de la serpiente cuatro narices

El apareamiento en esta especie se produce en diversas épocas del año, y aparentemente bianual, pero se relaciona con la época de la lluvia más intensa.  La gestación tarda de 180 a 240 días.

Las crías nacen vivas, es un animal vivíparo,  en una camada de unas 30 crías o más. Esta forma reproductiva  no es tan común entre las serpientes. Según el biólogo Whit Gibbons, de la Universidad de Georgia,  solo de un 15 a un 20 % de las 9.000 especies de serpientes conocidas son vivíparas.

Se ha observado hasta un número cercano a las 90 crías en una camada. Pero no todas las crías sobreviven.

Las crías se procuran su alimento atrayendo a las pequeñas presas con la punta de sus colas, que son amarillentas cuando nacen,  pero luego, al mudar de piel, cambian de color. 

Bothrops asper tipo de veneno

La mordedura, o “picada” como corrientemente le dicen, es muy venenosa, pero hay que atenderla prontamente. 

Los  sueros antiofídicos son muy eficaces si son aplicados a tiempo. Produce de inmediato un intenso dolor, supuración en la herida y una creciente inflamación en el miembro afectado.

La persona mordida siente dolor de cabeza, fiebre leve, sangrado por la nariz y las encías, hemorragia, hipotensión, náuseas y vomito, alteración de la conciencia.

De necrosarse la herida, es necesario amputar el miembro afectado para salvar al paciente.  

¿Qué come la serpiente terciopelo?

La dieta de la serpiente terciopelo es “generalista”, es decir,   no tienen requerimientos específicos, sino que comen una amplia variedad de pequeños animales: ratas, ratones, ranas, e incluso otras serpientes.   

Hay mucha confusión con la identificación de la especie para los que no son expertos, y la B. asper, la terciopelo, es confundida con la B. atrox, que le dicen cabeza amarilla, y la B. colombiensis.

Aunque Calvete et al (2009) dice que el veneno que innoculan a las víctimas es parecido en un 65 a 70% en sus proteomas venenosas. 

Bibliografía

  • Calvete J.J., Borges A., Segura A.,  Flores-Díaz M. (2009).  Shake venomics and antivenomics of Bothrops colombiensis, a medical import pitviper of the Bothrops asper   complex endemic to Venezuela: Contribution to its taxonomy and snakebie management.  Journal of Proteomics, Vol. 72 (2), 06 March, 227-240. Fuente
  • Cumbre Pueblos (2018). Serpiente terciopelo. Cumbrepuebloscop20.org /animales /serpiente/terciopelo. Fuente
  • Sasa M., Wasko D.K., Lamar W.W.,  (2009).  Natural history of the terciopelo Bothrops asper (serpentes: Viperidae) in Costa Rica. Toxicon,  Vol. 54 (7), 01 December, 904-922. Fuente
  • Texeira C., Cury Y., Moreira V., Picolo G., Chaves F. (2009). Inflammation induced by Bothrops asper venom. Toxicon, Vol. 54 (7),  01 December. 988-997. Fuente
  • Universidad de Costa Rica.  (2018).  La terciopelo. Ciencia y Tecnología, 04. 04. 2018.  Ucr.ac.cr/noticias/208/04/04/la-tciopelo.html.  Fuente
  • Warrell D.A. (2004). Snakebites in Central and South America: Epidemiology, Clinical Feature, and Clinical Management, in:  Campbell J.A., Lamar W.W. The Venomous Reptils  of the Western Hemisphere. Ithaca-Londres: Comstock Publishing Associates.  PDF