Saltar al contenido

4 mitos cosmogónicos de Egipto, Grecia y América

septiembre 30, 2020

Fábulas antiguas del nacimiento del mundo, del sol y de la noche

mitos cosmogónicos

Los mitos cosmogónicos o fábulas sobre el nacimiento del mundo, y en particular del sol y de la noche,  son muy hermosas. Aquí les compartimos 4 mitos cosmogónicos egipcios, griegos, aztecas y amazónicos.

Mito cosmogónico egipcio

Según la mitología egipcia, antes de todo existían inmensas masas de aguas turbias cubiertas por tinieblas.

Mitos cosmogónicos: dioses egipcios
Antiguas deidades egipcias Fuente: გიორგი ვარამაშვილი / CC BY-SA

No existía el cielo, ni la noche, ni la Tierra. Solo existía el océano primordial Nun. De allí nació Ra, el Sol, y éste creó de su aliento al viento (Shu), y de su saliva a  la humedad (Tefnut). Shu y Tefnut tuvieron dos hijos: Geb, el dios de la Tierra, y Nut, la diosa del Cielo. Y luego Geb y Nut procrearon sus propios hijos…

Mito cosmogónico griego

Según la mitología griega, al principio de los tiempos reinaba el Caos. De allí surgieron los dioses primordiales, que crearon, a su vez, al resto de los dioses.

Los dioses primordiales eran Érebo (la oscuridad), Eros (la procreación), Gea (la tierra), Hydros (el agua), Nix (la noche), Tártaro (el inframundo) y Thesis (la creación).

Mitos cosmogónicos: dioses griegos
El Concilio de los Dioses por Rafael (Raffaello Sanzio o Rafael de Urbino). Dominio público.

De la cópula de Nix y su hermano Érebo fueron engendrados Éter (la luminosidad del día)  y Hémera (el día).

Y luego Nix, por sí sola, engendró muchos hijos: Geras (la vejez), Apate (el engaño), Eris (la discordia), Ezis (el dolor), Tánatos (la muerte), Hipnos (el sueño), Oniros (los sueños), Ker (la perdición),  Némesis (la justicia divina y el castigo merecido), Filotes (la amistad y la ternura), y otros hijos más que poblaron la Tierra. 

Nix, la diosa de la noche, era representada como una mujer alada vestida con un manto negro cubierto de estrellas. Se transportaba en un carruaje tirado por caballos e iba siempre acompañada de Tánatos e Hipnos.

Mito cosmogónico azteca: los 2 soles

Para los antiguos mexicanos al inicio solo había oscuridad y nada se veía. Los dioses más poderosos se reunieron para crear al Sol e iluminar la Tierra. En la ciudad celeste de Teotihuacán encendieron una inmensa fogata.

Mito cosmogónico azteca: los 2 soles
Vista panorámica desde la cima de la Pirámide de la Luna, con la Pirámide del Sol en el extremo izquierdo. Fuente:Rene Trohs / CC BY-SA

El que la saltara se convertiría en el Sol. Solo se presentaron dos candidatos. Uno era bello, opulento y rico. El otro era feo, debilucho y pobre. El rico intentó saltar, pero le dio miedo y huyó. El feo se armó de valor,  saltó la hoguera y se convirtió en el Sol.

A lo lejos,  el hermoso vio la claridad y se avergonzó de su cobardía. Regresó y saltó la hoguera, y surgió un segundo Sol.

Pero no podía haber dos soles en la Tierra. Y los poderosos apagaron el segundo Sol, que se convirtió en la Luna. 

Mito cosmogónico amazónico: el nacimiento de la noche

La leyenda amazónica del nacimiento de la noche es tan hermosa como las otras.  

Mito cosmogónico amazónico: el nacimiento de la noche
Noche de luna llena en la comunidad Piaroa Raudal de Ceguera (Amazonas-VenezuelaFernando Flores / CC BY-SA

Al inicio de los tiempos solo existía la claridad, la luz, el día. No había oscuridad.

La noche estaba guardada en el fondo de las aguas, al cuidado de la Cobra Grande, Boiúna o Yacumama.

Un día la hija de Cobra Grande le dijo a su marido que quería conocer la noche.

Emisarios de su marido fueron hasta donde vivía Cobra Grande, transmitiéndole el deseo de su amada hija.

Cobra Grande les entregó una nuez de coco que contenía a la noche, pidiéndole que no la abrieran en el camino. 

De regreso a casa, los emisarios oyeron unos  extra{os ruidos que venían del coco. Eran como cantos de grillos y de pájaros nocturnos.

No aguantaron la curiosidad y la abrieron, y se escapó la noche, oscureciendo a toda la Tierra.

Entonces, la hija de Cobra Grande se arrancó un largo pelo de su  frondosa cabellera para  dividir a la espesa oscuridad en dos mitades.

Una era la noche, separada del sol.  La otra era la luz del día resucitado.  

Hay muchos otros mitos cosmogónicos muy hermosos. Uno de ellos es el de la Gran Leyenda Amazónica de creación del Universo.

Artículos relacionados

Chaman_amazonas

El chamán y el jaguar