Saltar al contenido

La “anaconda negra” recién descubierta advierte sobre la devastación petrolera en la Amazonía

marzo 14, 2024

En la Amazonia ecuatoriana ha surgido una "anaconda negra", no como una nueva especie, sino como una cruda metáfora que llama la atención urgente sobre los derrames de petróleo que amenazan este paraíso de biodiversidad.

back anaconda CUT
Imagen ilustrativa generada por IA con Chat GPT 4 y Dall-e2.

En medio del revuelo por el descubrimiento de una nueva especie de anaconda durante la grabación de un documental de National Geographic con Will Smith, la verdadera joya se encuentra más allá del espectáculo. Esta investigación, aunque apasionante, allana el camino hacia una cuestión más apremiante: el impacto ambiental de la extracción de petróleo en el Amazonas. La atención suscitada por la participación de celebridades y el descubrimiento en sí deriva en una denuncia hacia los derrames de petróleo que contaminan los ríos, afectan la vida silvestre y las comunidades indígenas que dependen de estos ecosistemas.

Para saber más sobre esta «anaconda negra» o anaconda con rastros de petroquímicos encontrada en la Amazonía ecuatoriana, decidimos contactar con uno de los jefes de la investigación, Bryan Fry y hacerle algunas preguntas.

Bryan Fry, profesor australiano de biología en la Universidad de Queensland, es un reconocido experto en criaturas venenosas, incluidas las serpientes. Con experiencia en biología molecular, filosofía científica y psicología, Fry ha realizado importantes contribuciones a la investigación de venenos y obtuvo su doctorado centrándose en los venenos de taipán. Al frente del Laboratorio de Evolución de Venenos, ha explorado más de 40 países, realizando riesgosos trabajos de campo que lo llevaron a su incorporación al Club de Exploradores. Su trabajo ha aparecido en prestigiosas revistas y medios de comunicación populares, subrayando su doble papel como científico y comunicador. El último esfuerzo de Fry implica el descubrimiento de una nueva especie de anaconda en la Amazonía ecuatoriana, destacando los desafíos ecológicos que enfrentan estas regiones.

A continuación lo que nos contó sobre el tema. Es importante notar cómo se destacan en su testimonio la participación de los indígenas que les sirvieron de guía y a quienes se les dió merecido crédito como co-autores del estudio.

Índice

Anacondas contaminadas con petróleo y sus posibles implicaciones medioambientales

«Ya hemos realizado nuestro primer estudio sobre el impacto de los derrames de petróleo, los resultados iniciales son muy preocupantes. Comparamos anacondas macho y hembra para ver si había una diferencia en su acumulación de metales pesados que fuera paralela a su diferencia en la dieta. Las hembras son enormes y se especializan en alimentarse de animales que se encuentran en los niveles inferiores de la cadena alimentaria, como los ciervos. Los machos son mucho más pequeños (menos de 3 metros en la edad adulta) y tienen una estructura grácil parecida a una anguila. Se especializaron en animales que se encontraban en lo alto de la cadena alimentaria, como las aves zancudas. En consonancia con esto, los machos tenían niveles mucho más altos de petroquímicos provenientes de derrames de petróleo. Los disruptores endocrinos realmente desagradables son más de un 1000% más altos en machos que en hembras. Lo que apunta a que ambos metales se bioacumulan en la cadena alimentaria, con la posterior biomagnificación del nivel trófico.

Lo que representa una amenaza directa a la salud y el bienestar de los Waorani, especialmente al desarrollo fetal, ya que no existe un nivel seguro de exposición a metales que alteran el sistema endocrino, como el cadmio y el plomo.

Bryan Fry
Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) scales. Photo by BRYAN FRY
Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) scales. Photo by BRYAN FRY

Efectos catastróficos de los derrames petroleros en el Yasuní

“Los próximos pasos de nuestra investigación se basan en los hallazgos del estudio piloto que utilizó anacondas como especie centinela. Nuestra prioridad inmediata ahora es la seguridad alimentaria, con un enfoque particular en los depredadores acuáticos de alto nivel como el pez arapaima (que son alimentos básicos para las comunidades indígenas en todo el Amazonas) para medir si han bioacumulado cantidades significativas de metales pesados y, por lo tanto, son un peligro para la salud humana, especialmente para los fetos en desarrollo. Por lo tanto, representarían el mismo tipo de peligro para los bebés en desarrollo que el salmón y el atún en otras partes del mundo, donde las mujeres embarazadas los evitan por temor a la exposición al metilmercurio.

Si los derrames de petróleo continúan ocurriendo, esto tendrá efectos catastróficos en el ecosistema.”

paiche, pirarucu, arapaima gigas
Pez gigante conocido como paiche o pirarucú (Arapaima gigas).

Futuras investigaciones: «metales, silenciosos y mortales»

“Nuestro trabajo en la Amazonía está lejos de estar completo. La narrativa ecológica del Amazonas y sus habitantes continúa desarrollándose, particularmente cuando enfrentan amenazas nuevas e insidiosas. Nuestra investigación futura está destinada a profundizar en los impactos ecotoxicológicos de los metales petroquímicos que alteran el sistema endocrino, como el cadmio y el plomo, contaminantes que se abren paso sigilosamente en el delicado tejido de este ecosistema como consecuencia de los frecuentes derrames de petróleo que azotan el Amazonas- Yasuní. Estos metales, silenciosos y mortales, son graves perturbadores de la biología reproductiva, un aspecto que pretendemos estudiar en la anaconda verde y otras especies que habitan este lugar.

«La viabilidad reproductiva de estas serpientes es un indicador crucial de la salud del ecosistema en general, y la presencia de estas sustancias tóxicas podría significar un desastre no sólo para las anacondas sino también para la intrincada red de vida que prospera en el Amazonas.»

Nuestras futuras expediciones se centrarán en la recolección y análisis de muestras biológicas, de suelo y de agua, empleando técnicas de vanguardia para rastrear las rutas de estos contaminantes. Al comprender cómo estos metales afectan los sistemas endocrinos de la vida silvestre del Amazonas, podemos comenzar a desentrañar las consecuencias a largo plazo de la exposición e idear estrategias para mitigar estos efectos.

BRYAN FRY Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) on riverbank LOW

¿Cuál es la diferencia entre las dos especies de anaconda verde ?

“La diferencia clave entre las dos especies de anaconda verde es el área de distribución geográfica. El Amazonas no es una estructura, sino que en realidad está formada por dos cuencas separadas, la gran cuenca del Amazonas en el sur y la mucho más pequeña cuenca del Orinoco en el norte. Así, la anaconda verde del sur (Eunectes murinus) se encuentra en una amplia zona de distribución que abarca Brasil, Bolivia, Perú y partes de la Guayana Francesa. Por el contrario, nuestra recientemente descrita anaconda verde del norte (Eunectes akayima) está restringida a Colombia, Ecuador, Guyana, Surinam, Trinidad, Venezuela y partes de la Guayana Francesa. La anaconda verde del norte también parece alcanzar tamaños más grandes”.

¿Por qué eligieron bautizar a esta nueva especie como akayima? ¿Qué significa esa palabra?

«Elegimos akayima para dar el reconocimiento adecuado a los pueblos indígenas de la región y su conocimiento de los animales locales. Antes de la llegada de los españoles, el norte de Venezuela estaba ocupado por varias naciones indígenas, entre las cuales los caribes eran un grupo importante. Quedan varias naciones caribes, incluidas los Kariña, Panare, Yekuana, Pemones y Akawaio. La palabra local para las anacondas del norte en varias lenguas caribeñas es una variante de akayima/okoyimo/okoimo, en la que akayi/okoyi/okoi significa “serpiente” y el sufijo -ima/-imo significa “grande”. La traducción literal de akayima es “La Gran Serpiente”. Como el nombre akayima se ha utilizado durante cientos o incluso miles de años para referirse a las anacondas en el norte, sentimos que usarlo como nombre científico era una forma respetuosa de reconocer el conocimiento indígena.»

¿Es esta realmente la anaconda más grande jamás encontrada?

“Durante mucho tiempo se rumoreaba que en la selva tropical oriental de Ecuador se encontraba la anaconda más grande de todas, pero hasta nuestra expedición con Will Smith para la serie Polo a Polo de National Geographic, esto nunca había sido investigado. No solo porque la zona es increíblemente remota, sino también porque son tierras autónomas del pueblo indígena Waorani. La invitación que me hizo el jefe Waorani, Penti Baihua, para ingresar al territorio Baihuaeri Waorani en la Amazonía ecuatoriana fue una de las pocas que me concedieron desde el primer contacto de la tribu en 1958. Fue un verdadero honor. De hecho, Will se puso manos a la obra con las serpientes, fue un verdadero soldado al respecto.

JESUS RIVAS Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) eating a deer
Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) eating a deer. Photo by JESUS RIVAS

El tamaño de las serpientes no decepcionó. La más grande encontrada en la expedición medía 6,3 metros y pesaba unos 360 kilogramos. La anaconda más grande jamás medida auténticamente medía 6,4 metros. Pero los Waorani ven regularmente serpientes mucho más grandes que eso. El hijo de Penti, Marcelo Tepeña Baihua, quien junto a Penti fue coautor del estudio, tiene cicatrices en el brazo y la mano de una serpiente que estiman en 7,5 metros y más de 500 kilogramos. Teniendo en cuenta lo precisos que eran al adivinar el tamaño de las serpientes antes de que las midiéramos en la expedición, mucho más precisos que nosotros, si dicen que era de 7,5 metros les creemos. Además, las cicatrices eran claramente de una serpiente verdaderamente enorme.

Dicen que esa no era ni siquiera la más grande que habían visto jamás, diciendo que habían visto serpientesque calculaban podían superar los 8 metros y 800 kilogramos. Entonces está claro que las serpientes en las tierras Waorani son de hecho las más grandes de todas las anacondas. “

¿Cómo fue la expedición al Amazonas y cómo crees que resultó?

“Nuestra expedición al corazón del Amazonas fue un verdadero esfuerzo intercultural, con nuestros colaboradores Waorani reconocidos como coautores del artículo científico que acabamos de publicar en MDPI Diversity.

Encontrar la anaconda verde del norte, una especie genéticamente distinta de su pariente del sur en un asombroso 5,5% (los humanos y los chimpancés difieren sólo en un 2%), ha sido un momento que definió mi carrera y un testimonio de las sorpresas que el mundo natural todavía sostiene. El éxito de esta expedición y la inclusión de los Waorani como socios iguales realmente subraya la esencia de lo que significa ser un explorador. El descubrimiento también sirve como un claro recordatorio de las amenazas que enfrenta el Amazonas, incluida la deforestación, la degradación del hábitat, el cambio climático y los derrames de petróleo que ponen en peligro a esta nueva especie y a todo el ecosistema.

Fue una expedición maravillosa y fantástica, estar de regreso en el Amazonas. Fuimos recibidos por un caleidoscopio de desafíos y maravillas. El denso dosel arriba, un mar verde de vida; los ríos de abajo, senderos serpenteantes que atraviesan la oscuridad del suelo de la jungla. Nuestra expedición estuvo marcada por el calor implacable, el omnipresente enjambre de insectos y la sinfonía de la naturaleza que crecía en la noche. Nada me gusta más que pasar calor y estar mal lavado mientras vadeo por pantanos en busca de serpientes gigantes😀”

BRYAN FRY Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) head SMALL
Northern Green Anaconda (Eunectes akayima) head SMALL. Foto por BRYAN FRY
Settings