Saltar al contenido

Mitos escatológicos: el diluvio Universal amazónico

junio 8, 2022
Lluvia cayendo sobre el cerro Autana(El arbol de la vida en lengua Piaroa) en Amazonas, Venezuela
Lluvia cayendo sobre el cerro Autana(El arbol de la vida en lengua Piaroa) en Amazonas, Venezuela.
Fuente: Cdrg82CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Al contrario de los mitos cosmogónicos (o de creación), los mitos escatológicos narran el fin del mundo, o el fin de una era teniendo en común el aspecto destructivo y mortal de un evento que trunca para siempre el destino de un pueblo o civilización. Uno de estos relatos que se repite en casi todas las culturas habla de un gran Diluvio Universal que arrasa con todo y de la que solo unos pocos elegidos sobreviven. Muchos conocemos la versión del Arca de Noé de la Biblia hebrea, pero pocos hemos escuchado la versión amazónica (N del E).

El agua, en sus diferentes formas, está presente en el proceso evolutivo del planeta Tierra y en su conformación. El agua representa cerca de 97,84 % del volumen total del planeta. Agua por todas partes: en forma de océanos (97,2%), glaciares y casquetes polares (1,8 %), aguas subterráneas (0,9 %), Y lo queda, apenas un 0,02 %, corresponde a mares interiores, lagos y ríos. Es una creencia común que hay una gran cantidad de agua dulce, presente en los ríos, pero su proporción es casi insignificante en relación con el volumen total:  0,0001 %. 

El agua está presente en el planeta en forma sólida, como en las casquetes polares y glaciares; gaseosa, en la atmósfera, como vapor de agua y nubes, y líquida, en las aguas subterráneas, lagos y ríos, e incluso como agua “verde”, contenida en la biomasa de plantas y otros seres vivos, como animales y humanos. 

Hay varios planetas y satélites que tienen agua, como Júpiter (y su satélite Europa), Saturno (y su satélite Titán), Urano, Neptuno y la Tierra. Una característica importante de la Tierra es su gran volumen de   agua en estado líquido.

¿De dónde vino el agua?

Una teoría, que ahora pierde validez, es que el agua llegó a la Tierra traída por millones de asteroides  en forma de agua helada en un 80 %. Otra teoría, aceptada cada vez más, postula que el agua estaba allí, en las diferentes capas que envolvían a la Tierra cuando estaba formándose, hace 3.400 a 4.500 millones de años. 

Agua por todas partes, ¡No debe extrañarnos, entonces, que los seres humanos hayamos recurrido de manera persistente al empleo de mitos o narraciones para  expresar nuestras ideas ancestrales sobre el origen del mundo,  como el  de las grandes inundaciones, que tomaron forma con el nombre del Diluvio Universal!

Índice

El Diluvio Universal en 5 civilizaciones distintas

Entre los cristianos la leyenda del  Diluvio Universal aparece en el Génesis, del primer libro de la Biblia, una acción divina para castigar la maldad humana. El único advertido fue Noé y su  familia, que construyeron un arca, en la que embarcaron él y su familia y algunos animales. Tras una persistente lluvia que duró 40 días seguidos, la tierra se inundó y perecieron todos los seres vivos, salvo los que iban en el  arca, que encalló en el monte Ararat. El hecho ha sido investigado por arqueólogos y  geólogos, sin encontrar pruebas concluyentes. Dos geólogos marinos, William  Ryan y Walter Pitman, señalaron en su libro “Noah´s Flood” (El Diluvio de Noé), que el evento probablemente ocurrió hace 7.500 años en el mar Negro, entonces un gran lago de agua dulce, aunque de menor extensión que el actual mar..   

Eventos similares al Diluvio Universal aparecen en casi todas las mitologías de la humanidad. 

  • Lo encontramos en los mitos babilónicos y asirios. Aparece en  el Poema de Gilgamesh, narración acadia sobre la  vida del  rey Gilgamesh, de 2500 a 2000 a.C. Allí se narra un diluvio en el cual el único sobreviviente es Utnapishtin. 
  • Otra antigua narración es el mito Guh-Yu, de la China del año 3000 a.C. O un mito sumerio cuyo personaje central es Ziudsuddu o Xisuthrur, datado  en el 3400 a.C. 
  • O el mito hindú de Manu, que salvó la vida de un pequeño  pez, que le advirtió luego de la inminencia de un gran diluvio.  
  • O en la mitología griega, cuando Zeus creó un diluvio para castigar la maldad humana. 

El diluvio en las mitologías americanas prehispánicas

En la mitología americana encontramos repetido el mito en muchas leyendas, en especial sudamericanas, tanto andinas como amazónicas.

Entre ellas, sobresale el mito incaico en que Viracocha destruyó a los gigantes provocando una enorme inundación, de la que solo sobrevivieron Manco Capac y Mama Ocllo. Manco Capa fue el fundador mitológico de la cultura inca en el Cuzco, y Mama Ocllo su hermana y consorte.

El mismo  mito del Diluvio, con variantes, lo encontramos en muchas mitologías  caribeñas y sudamericana, como en la cultura taíno, del Caribe; la guaraní;  la kawesqar, de la Tierra del Fuego, la rapanui, de la Isla de Pascua, y así, en numerosas mitologías amazónicas.

El diluvio en la mitología amazónica

Entre las amazónicas, una de las más elaboradas es la de los kanpopiyapi, o chayahuita. Los kanpopiyapi, del grupo de los jéberos, que habitan en la región de Loreto, Perú, en las tierras de la margen izquierda del río Huallaga, uno de los afluentes del río Marañón, que forma parte, a su vez,  del gran río Amazonas. 

Mito Chayahuita

En el mito chayahuita, analizado en detalle por Ochoa Siguas (1992) para estudiar sus implicaciones con la división sexual del trabajo dentro de la familia indígena, el único sobreviviente fue Konpanama, que se salvó subiéndose a una gran montaña, y luego, en ésta, a un elevado árbol, una ascensión doble. Más tarde a Konpanama se le unieron dos guacamayas o loras, que luego se convirtieron en mujeres, o más bien loras-mujeres. Al final la pareja procreadora la forman dos hermanos mellizos o gemelos, una idea que se repite en muchas leyendas amazónicas sobre el diluvio.

La misma leyenda con otros nombres

En algunos mitos amazónicos brasileños los gemelos se llaman Ariconte y Tamendonare. En otros son llamados Cusicayo y Atauropagui, como entre los cañari ecuatorianos.  En otros mitos carecen de nombres concretos, y son denominados simplemente como los mellizos, o hermano mayor y hermano  menor, como sucede  en el mito chayahuita, al que nos referiremos. 

2 Versiones peruanas

Ochoa Siguas (1992) analiza dos versiones del mito en cuestión.  

1era version

En la primera versión, Konpanama  sobrevive subiéndose a una alta  montaña. Pero como la inundación crece, se sube a un elevado árbol, en este caso un zapote (Manilkara zapota), un árbol frutal tropical probablemente originario de América Central, y que es común en América Central, el norte de América del Sur y el Caribe. El doble ascenso, cerro-árbol, simboliza en el mito  la ascensión al cielo. Esas dos alturas representan el mundo terrestre, de los humanos, y el mundo celeste, el de las divinidades. Es decir, el fin y el inicio de la humanidad.

Se distinguen varias fases: la de la oscuridad, pues no había claridad o sol. Aunque había un árbol, evidencia de la existencia de sol y de la  fotosíntesis. Otra  fase describe la llegada de dos aves, que se posan  en el árbol, mientras aparece el amanecer  y regresa la luz al mundo. En la tercera fase aparecen los dos hermanos, que también se habían salvado del diluvio. En la mitología chayahuita, los gemelos tienen la capacidad de adivinar (ninotonanpin)  buenas y malas acciones.

Para  eliminar  la predicción referida a las malas acciones,  a los gemelos se les da de beber un masato de yuca (huino), mezclado con camote (Ipomoea batatas). Los gemelos sueñan con tener una mujer para que les prepare el masato o huino, bebida imprescindible en todos los rituales amazónicos, y cuya preparación es tarea femenina. En la cuarta fase aparecen las dos loras que, en la intimidad del hogar se convierten en mujeres, ocupadas, en secreto,  en la elaboración del huino y en el hilado de algodón. Pero uno de los hermanos regresa de manera imprevista a la vivienda, y descubre a las  mujeres-loras, que huyen asustadas, y desaparecen para siempre,  simbolizando la transgresión  masculina al ritual femenino del inicio de  la pubertad (en el que las púberes se aíslan para aprender oficios). Konpanama se enfada  por la transgresión y convierte al muchacho imprudente en mujer, al quebrantarse su intención  de unir a los dos hermanos con las dos loras-mujeres para garantizar la creación de descendencia. El  cambio  de sexo hombre-mujer se realiza cuando una araña pica el pene del hermano. El pene le es amputado para convertirlo  en una vagina. Luego se produce la descendencia de los humanos. 

2da versión

La otra versión del mito chayahuita del diluvio universal presenta algunas variaciones importantes: Desde el principio se salvan tres personajes, Konpanama y los dos mellizos, subidos a un  árbol en el cerro. El alimento del que se alimentan es la sachapapa (Dioscorea trífida), un tubérculo  tropical, que crece bajo tierra (simbolizando la oscuridad),  abundante en la Amazonía, que forma parte de la dieta básica alimentaria chayahuita. La transformación de sexo se produce por un  trozo de arcilla o greda que cae sobre el pene del hermano menor, transformándolo en vagina. Un mono blanco (ahui) enseña a la pareja a tener relaciones sexuales. En este caso, el mono representa el símbolo de la liberación sexual.

Bibliografía relacionada  

El Origen de los Cañaris. (2020, agosto 24). Leyendas del Ecuador. https://leyendasdeecuador.club/el-origen-de-los-canaris/

Fundación de Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión. Los Cañari y las leyendas sobre el diluvio.  OBRA DE LA SEMANA: LOS CAÑARIS Y LAS LEYENDAS SOBRE EL DILUVIO –. (2021, julio 19). Gob.ec. https://casadelacultura.gob.ec/postnoticias/obra-de-la-semana-los-canaris-y-las-leyendas-sobre-el-diluvio/

Ruiz, R. G. (2022). Nazca y el diluvio universal, inicio del cambio climático. Tekhné25(1), 16-16. PDF

OCHOA SIGUAS, N. (1992). El mito del diluvio y la creación de la división sexual entre los Kanpopiyapi de la Amazonía peruana. Journal de la Société des américanistes78(2), 163-180. HTML

San Román, L. S. (2003). El Diluvio Universal y la extinción de las especies biológicas. Proyección: Teología y mundo actual, (210), 235-254. PDF

Videla Eissmann, R. (2015). El gran diluvio: Mitos mericanos sobre la última catástrofe planetaria. Quito. Editorial Abya-Yala. (Google Books)

Settings