Saltar al contenido

Lugares para la pesca en Amazonas: la cocha y las lagunas

La pesca en Amazonas tiene sus lugares predilectos. No es lo mismo pescar en ríos grandes y caudalosos que hacerlo en cursos de agua lentos, angostos y de poco caudal, como las quebradas o arroyos y en las lagunas o cochas. 

La cocha: lugar predilecto para la pesca en Amazonas.

La cocha, voz procedente del quechua Kocha o kucha, es una especie de laguna de diferentes formas (semicirculares, rectangulares o serpenteantes) que el río forma cuando es caudaloso. 

La expresión cocha cocha se emplea en la Amazonía para denominar los lugares bajos inundados por efecto de una fuerte lluvia o por el desborde de un río.  

Los ríos amazónicos nacen, por lo general, en las cumbres de la cordillera de los Andes. Muchos son, al inicio, en la cabecera,  un hilillo de agua, que se va agrandando en la medida en que va bajando, de la montaña, con fuerza, arrastrando sedimentos. 

Ya en la selva baja, por debajo de los 800 msnm, los ríos discurren con mayor o menor lentitud, de acuerdo con su caudal y el desnivel en la zona, formando por lo general curvas o meandros en sus largos recorridos.

La formación de la cocha.

El río caudaloso forma meandros o curvas, que después cierra o deja abandonada  de acuerdo con el volumen de agua que transporta.

El meandro es la resultante de la fuerza del agua que, a la vez,  avanza y retrocede en la orilla, formando una parte cóncava y otra convexa.

De la combinación de esas dos fuerzas, una centrífuga y otra centrípeta, se forma el meandro, muy frecuente en los ríos que corren por llanuras aluviales, de poca pendiente. 

A veces esos meandros son muy extensos, y forman grandes lagunas o cochas. 

La cocha, llamada también tipishca,  es un depósito natural de agua, que varía de tamaño (hay grandes y pequeñas cochas) y posee diferentes formas.

Algunas son extensas, ricas en vegetación y en peces, y se utilizan como lugares de esparcimiento durante los fines de semana, cuando están situadas cerca de las ciudades amazónicas, como sucede con Quistococha, en las inmediaciones de Iquitos, en la Amazonía peruana

El ecosistema de la cocha.

La cocha tiene, por lo general, poca profundidad, y se comunica con el río o con otras cochas a través de caños.

El ecosistema de la cocha es muy particular y rico en flora y fauna.

Abundan  las plantas acuáticas: diferentes tipos de gramíneas, plantas flotantes como los lirios de agua, y ninféaceas o rosas de agua, cuyo follaje o frutos, que crecen bajo el agua, sirven de alimento a la fauna que alberga las aguas de la cocha. 

De esa vegetación se alimenta una gran cantidad de aves, peces, anfibios y mamíferos.

Dos habitantes singulares de la cocha: el paiche y el manatí.

En el ecosistema de la cocha es muy importante la presencia  del paiche (Arapaima gigas) y del manatí del Amazonas, llamado impropiamente vaca marina (Trichechus inunguis).  

El paiche es el pez de agua dulce más grande de la Amazonía. Llega a medir casi tres metros y a pesar más de 250 kilos. 

El manatí es un mamífero de gran tamaño, que llega a medir hasta 2.80 metros y a pesar más de 500 kilos.  

Ambos, el paiche y el manatí, han sido sobreexplotados, en particular el manatí, por su carne muy apreciada, y por  su grasa, piel y huesos. 

El manatí del Amazona, la menor de tres especies de manatí existentes en el mundo,  está considerada como una especie vulnerable. 

Su gestación dura doce meses y pare solo una cría.  

En la cocha, por la proliferación de plantas acuáticas, hay una menor disponibilidad de luz y de oxígeno. Esa circunstancia conduce los hábitos de las especies animales que alberga. 

El manatí es herbívoro. Sale a respirar a la superficie cada diez minutos, aproximadamente. 

El paiche, por su parte, complementa su respiración branquial con aire atmosférico, para lo cual se vale de una vejiga natatoria usada como pulmón. Y saca la cabeza del agua para respirar cada diez o quince minutos, emitiendo una suerte de bramido, lo que aprovechan los pescadores para arponearlo. 

Tipología de las lagunas

Las lagunas se clasifican en dos tipos: de origen tectónico y  de origen fluvial. 

Las lagunas de origen tectónico se originaron durante los procesos de levantamiento y de hundimiento de la superficie terrestre. Hay varias lagunas tectónicas en la Amazonía.

Una de ellas, en la selva alta, es el lago Sauce, en San Martín. Otra, en la selva baja, es el lago Rimachi, en Loreto. Ambas localizadas en la Amazonía peruana. 

Las lagunas de origen fluvial se formaron como consecuencia de la migración lateral de los cursos de agua. 

Islas de ríos en el Amazonas

El meandro de un río puede aislarse del cauce principal, formando una tipishca, que rodea con agua una porción de tierra.

A esa porción de tierra rodeada por el río se le conoce también como isla.

La sedimentación depositada va cerrando gradualmente uno de los extremos, aislándolo para formar una cocha, que tiene generalmente la forma de herradura o de semiluna. 

Lagunas y ríos de aguas blancas y negras

Los especialistas distinguen entre las lagunas de várzea, formados generalmente por los ríos de aguas blancas, y las lagunas de aguas negras.

Las tierras cercanas a las cochas de agua blanca, como la de las riberas de los grandes ríos, son muy disputadas por indígenas y colonos.   

Un gran antropólogo estadounidense Donald L. Lathrap decía que la lucha por la escasa tierra fértil y la riqueza de los ríos  ha marcado profundamente la historia cultural de los grupos que han habitado a la cuenca amazónica

Artículos relacionados

Pesca en Amazonas

Piscicultura

Piscicultura en la Amazonía

caza

Caza y Pesca en la Amazonía

economia de la region amazónica

Economía de la región Amazónica

Recolectores del Amazonas